ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


domingo, 14 de septiembre de 2008

CARTA AL POETA AZUL

Mientras miro el reloj pienso que pueden ocurrir mil cosas… y siempre agregaré una más, no sólo para aumentar las posibilidades sino para no cerrar la cuenta…

Doy vuelta a la hoja y coloco el separador, ése de la flor azul sobre blanco… la historia se ha tornado realmente interesante, lo suficiente como para hacer analogías… ¡ja! ¡que si las hago!, recuerdo el poema de ayer… la verdad es que es corto pero me parece profundo al leerlo nuevamente, creo le gustará.

Continuaré otro día la lectura, quiero emprender la marcha y llegar a tiempo… he de decir que la sombra de este árbol resulta tan acogedora que me ha hecho pensar en la posibilidad de quedarme un poco más, pero puede más el deseo de estar puntual. Me levanto e inicio mi andar mientras lo llevo en el pensamiento.

Hemos cambiado sin duda… el tiempo se ha encargado de que a pinceladas pueda regalarme escenas de la cotidianidad, algunas veces explícitas y otras no tanto pero al fin suyas; en otro tiempo solo le descifraba a través de su sonrisa, esa que da en cada mirada y que he de confesar se le ve linda y sigue contagiando con ella cada espacio que toca…

El camino se aviva al percibir el aroma de las rosas… quien cuida estos jardines debe amarlos demasiado que así le acarician estas preciosas flores… la sonrisa se me escapa, pienso en mi espíritu prodigándole ternuras al suyo. Mas allá un conjunto de girasoles que, desde esta especie de vereda, se alcanzan a ver iluminados aún
por la calidez del sol… se les nota esa manera de atrapar la luz y alimentarse de ella; no puedo evitar recordarlo entre los girasoles y acariciarlos tan cuidadosamente… por supuesto que hubiera cortado después uno de ellos para llevarlo conmigo, de no ser porque reflexioné acerca de lo egoísta que sería de mi parte cortar su vida solo por complacerme… de nuevo una sonrisa, que por cierto me ha devuelto un transeúnte que se cruzó justo en el momento…”¡estoy de suerte!”, me digo y continúo mi marcha.

Han quedado atrás los girasoles, estoy cerca del río, puedo sentir ya las gotitas que atrapadas en el aire tocan mi piel…sigo andando y la verdad es que a cada paso el corazón intenta llamar mi atención latiendo me parece que no más rápido sino más fuerte. Tomo una frutilla de los arbustos para saborear aún más la llegada, una fresa agridulce como las que le gustan.


Estoy en el lugar unos minutos antes ya que es emocionante verle llegar, justo aquí fre
nte al puente… caminaré un poco lento… este es el puentecito que une dos lados de una misma tierra atravesada por un pequeño río, que no por serlo, tiene menos fuerza para llegar al mar, sus aguas al correr son las que nos han colocado en una especie de no lugar, no porque no exista, sino porque no es físico…

Alcanzo a mirar su silueta, su paso al ritmo de las ideas que le asaltan el pensamiento… su andar silencioso admirando las escenas… se acerca, veo sus ojos y su cálida sonrisa… disfruto la escena… justo al momento en el que cruzamos los pasos mi mirada me delata y, a pesar de aquellas palabras preparadas, se me escapan muchas más. Es sólo un instante… seguramente me escucha y a pesar de que lo sepa ya, en silencio nuevamente se lo digo:


“Mi corazón que intenta ser transparente día a día se torna azul al tiempo en el que poéticamente vuelas en palabras hasta mí, mientras este lugar sea río y puente, llevará aún sin verla una sonrisa
para ti y las ternuras devueltas a un azulado mar que en corrientes profundas ha tocado siempre mi corazón y, aún a sabiendas de que tu azul explícito para mí es muy pequeño, intento ganarme tu silencio: ese que en el pensamiento alguna vez creará el amanecer del que te he dicho están llenos tus ojos, ése que rememora los destellos y brisas enamoradas que soy cuando en miradas instantáneas llego a ti, ese que atesora la flor azul, de amistad obsequiada y convertida en la acompañante de mis conversaciones… tu silencio que refleja las infinitas posibilidades de un ser humano al ser artífice de su vida…”

Después, la imagen se desvanece… cuando sus ojos leían una carta por cierto…


En un lapso de tiempo pueden ocurrir mil cosas y, una vez más, hoy aumento las posibilidades… la empleada me da las estampillas postales que, después de pasar por la esponja, han quedado como el decorado perfecto para este paquete… lo entrego con una mirada de espera
nza de que cruce con bien el gran azul del Atlántico… y ahí va…

Pero me asalta el pensamiento de que he olvidado algo… ¡mi libro!... salgo de la oficina postal e inicio el recorrido a la inversa: le sonrío al chico que vende fresas en el parque, sigo el camino de los adoquines que se extiende aún después de llegar al muro de los girasoles, ¡vaya artista el que lo ha pintado!... llevo prisa, incluso no hay tiempo para descripciones… el aroma de los chocolates en forma de rosas me ha vuelto a capturar, más tarde volveré por uno.


Entro a la biblioteca hasta la mesita donde leía… mi libro sigue ahí, luciendo el listón de la flor azul… ¡vaya fortuna la mía! me digo… y observándolo, me siento y suspiro en
un gesto de alivio. Ya que ha querido hacerme regresar, iniciaré aquel relato para el que las ternuras al poeta azul serán las que vertebren sus líneas… aún no sé como escribirlo, cómo explicar el panorama que disfruto construyendo cuando me dirijo a enviar cada carta, ¿cómo decir que es mi primer referente al pensar en ese amor que se da desde el espíritu, germinando infinitas sensaciones que alimentan de ilusión mi ser?, ¿cómo contagiar en líneas la alegría sentida al prodigarle de ese amor que intenta corresponder al hecho de regalarse en palabras?... de ese amor que ha existido aún en un gran lapso de tiempo…

… un silencio me invade… y no porque esté vacío el pensamiento sino porque esto último me ha dado para buscar las palabras iniciales… que tal… “Mientras miro el reloj…”

Aheo

12 comentarios:

Reina dijo...

Sencillamente perfecto: perfecta la redacción, impecable el estilo; la dulzura, la serenidad, la ternura... Eres capaz de transmitir todo esto y más. Leerte me ha llenado de paz.

Ehhorabuena; todos los textos publicados me han parecido buenos, algunos me han gustado más que otros lógicamente. Pero el tuyo me ha hecho sentir algo especial, de verdad.

Un beso

Esther dijo...

Me ha encantado tu escrito y describes tan bien los entornos, sentimientos, sensaciones que te hace trasladarte a todos esos lugares y disfrutarlos como los disfrutas tú escribiendolos.

Sigue asi

Autores Reunidos dijo...

Te digo lo mismo que Esther, hay magia en la descripción de los lugares. Parece que uno pasea por allí mismo, a su lado, pudiendo incluso, oler el aroma de las flores.
Una preciosa muestra más de lo hermoso que puede ser el amor... aunque sea platónico...
Besos, enhorabuena y gracias, cielo
Natacha.

La terapia de Rafaela dijo...

simplemente: MARAVILLOSO!!! gracias

@Patrulich dijo...

He recorrido el mismo camino mientras lo iba leyendo, pues lo has descripto con suma calidez y detalle.

Un original punto de vista sobre este tema del mes.

Un beso, Aheo

Autores Reunidos dijo...

¡Menuda sensación trasmites al leerte! Es como llevar un reloj encima y a la vez que haces todo aquello que se presenta, miras el segundero y no sabes bien si el tiempo lo mide el reloj o lo que vives... Coincido con todos los comentarios pero el de Reina me ha hecho caer de sobredosis de sonrisa, porque coincido hasta en los puntos suspensivos.
Leyéndote me pregunto si el tiempo realmente es así, es decir, pasado-presente-futuro viven al "unísono" simultáneamente y nosotros percibimos atisbos de este embrollo, simplemente al imaginar... este último comentario no es pretencioso, supongo que sí imaginativo y viene a cuento de entrever cuando te leo un algo más que no es intriga ni misterio, pero es como si quisieras plasmar entre líneas "lo invisible" que nos acompaña...

Un fuerte abrazo. Me ha gustado leerte, aunque mi condición personal contigo es leerte cuando tengo los ojos bien abiertos :)

Besos amiga Aheo!

AHEO dijo...

Hola!,un gusto estar por acá en esta nueva tierra para mis palabras. Muy honrada con cada línea que han escrito para mí; este texto ha sido una tarea que he realizado con amor y con la intención de transmitir esa belleza de sentimiento al escribir y enviar esas cartas.
Gracias nuevamente,un besote y abrazos. ;)
Haydeé

Marinel dijo...

Aheo, es como caminar contigo al paso de tu imaginación, al paso de esas cartas...nos rodeas del paisaje de modo que estamos ahí de manera indolente, escuchando la dulce historia que nos llega de tu cerebro y nos invade de sentimientos.Es un placer leerlo y saborearlo.
Un beso

Fair Lady dijo...

Uff, me he quedado sin aliento corriendo a la biblioteca a recoger el libro!!! jajaja

Sencillamente maravilloso, describes con sumo detalle todos estos lugares, me he sentido estar de lleno dentro de tu historia.

Un abrazo Anheo

Bowman dijo...

Lo que me más me ha gustado es que, tanto en la tranquilidad de la contemplación, como en el fluir de los pensamientos... ¡como en la urgente carrera!, tu personaje no pierde la serenidad en ningún momento. Y esa serenidad es además deliciosa.

AHEO dijo...

Hola a to@as! Por quí con un poco más de tiempecillo para comentar más a detalle.

Reina: me siento halagada de que hayas encontrado en el texto algo que te llenara de paz, imagina la mía cada que mando una carta: está en dejar fluir lo que se siente. :)

Esther: Gracias por tu comentario, la verdad es que me siento con una estrellita en la frente por haber hecho que disfrutaras los lugares. :)

Natacha: El amor puede hacer inlcuso aspirar como dices el aroma de las flores, incluso de aquellas que están pintadas en un muro!! ;)

Rafaela: Gracias y maravilloso es así el amor.

Patru: Es bueno que las palabras puedan hacer que hayas caminado el mismo recorrido... ¿verdad que es precioso?

Emig: El tiempo... elemento difícil de entender... pienso que solo queda vivirlo, al tiempo en el que se presente. (Notas la grandeza de la palabra "vivirlo", sé que sí) ;)

Marinel: Es maravilloso que se pueda no solo leer sino escuchar un texto, me siento feliz de que así lo hayas hecho... entonces seguro escuchaste los latidos de mi corazoncito al dirigirme al correo no? ;)

Fair Lady: Jajaja! a eso le llamo conectarse a la historia! Me alegro que te haya gustado.

Bowman: Un honor que hayas disfrutado de esa serenidad, aunque no creas, los nervios me atacaban al pensar ya no en no volver a ver el libro sino en perder el separador! jajaja! Gracias por tu comentario :)

Mando a todos una sonrisa, un beso y un fuerte abrazo.

Haydeé

Leznari dijo...

Que relato más enternecedor, me gusta como escribes, plasmas mucha delicadeza con tus palabras.
Saludos.
LEZ