ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


domingo, 7 de junio de 2009

IMAGINACIÓN EMPÍRICA

Es posible que no crean lo que pasó pero así fue. Un día estaba tratando de escribir para la columna mensual de una revista y me quede en blanco.

En un intento desesperado pido cita con mi psicoanalista el Dr. Venancio.

—Doctor, estoy en blanco. No se me ocurre nada. Tengo que presentar un texto para la columna mensual de una revista de humor y no se me ocurre nada. No sé lo que me pasa...

De modo que me explica un tratamiento para averiguar lo que me pasa. En primer lugar me clonarían. Luego mi yo clon bebería un brebaje que haría reducir mi tamaño, de este modo podría entrar en mi cerebro a través de uno de mis orificios de la cara. Una vez en el cerebro sólo debería ir en busca de mi imaginación. A simple vista parecía sencillo así que no dude en seguir ese tratamiento.

El tamaño de mi yo clon disminuyó. Me arrastro por el pabellón auditivo y me doy cuenta de que debí limpiarme las orejas más a menudo, una vez superado el escollo del oído llego al cerebro, donde veo cientos de miles neurotransmisores de un lado para otro. Unas más rápidas que otras. Le preguntó a una de ellas:

—Disculpe, ¿podrías decirme donde puedo encontrar a la imaginación?

—Pues no tengo ni idea, hace tiempo que no le hemos visto por aquí. Pregunta en el lóbulo parietal, igual te puede ayudar.-me comenta- Me tengo que ir tengo prisa.

Y veloz cuan rayo sale disparado. Nunca imaginé que mi dentro de mi cabeza hubiera un laberinto tan complejo. La mayoría de calles por las que voy no tienen salida, o eso aparentan, porque siempre hay una puerta oculta.

Después de subir las empinadas cuestas que llevan al lóbulo parietal le vuelo a preguntar por la imaginación a lo que me responde.

—Y yo que sé donde está.-me contesta algo enfurruñado.- Yo sólo controlo el área motora, las cosas de pensar y demás funciones sensoriales en el sistema límbico. Que ese siempre se acuerda de todo.

Caminando de vuelta me encuentro con un neurotransmisor. Me comenta que ha visto a la imaginación cerca del sistema límbico. Raudo y veloz voy para allá. Y efectivamente ahí está. De palique con la memoria.

—Oye, tu. ¿Dónde te metes? Te he estado buscando. Tengo un texto que terminar y no llevo ni una línea.

—Es que estoy en huelga —me responde.

—¿Cómo que estas en huelga? No puedes estar en huelga.

—Sí que puedo.

Después de meditar un buen rato hago un trato con la imaginación.

—Mira majo —le digo— tengo que acabar una columna cómica y si no lo termino me echan y si me echan no como y si no como no habrá suficiente proteínas para crear sangre con lo que el oxigeno será escaso y no llegara al cerebro y sin oxigeno no habrá función cerebral que valga y veras como tu y tus compis iréis cayendo como moscas. ¿Es eso lo que quieres?

En ese momento las demás funciones cerebrales increpan a la imaginación para que acepte el trato. El jaleo es tal que parece un debate de gran hermano (si se le puede llamar debate a eso).

Finalmente la imaginación accede y desconvoca su huelga y añade:

—Porque me lo has pedido cordialmente, que si no...

Una vez pactado el trato me dirijo velozmente hacía el primer orificio que me pille más cerca. Del Sistema límbico voy hasta un conducto que me guía al tracto respiratorio nasal. Después de impregnarme de una mucosidad viscosa salgo disparado por el agujero de la nariz izquierda. La velocidad de salida es tan fuerte que salgo disparado varios metros de mi cuerpo.

Una vez en tierra firme, me devuelven a mi yo clon al tamaño normal paulatinamente. Mientras lo primero que hacen es coger lápiz y papel y dárselo a mi yo auténtico, a ver si logra escribir algo.

Al cabo de pocos segundos yo, mi yo autentico logra escribir algo que resulta útil para la columna. ¡Mi imaginación ha vuelto!

Sin embrago, el clon aún seguía ahí y algo había que hacer. Los doctores se disponían ha eliminarlo para que no causase confusión, pero sin saberlo el clon se ha esfumado. Aprovechando la distracción de los doctores conmigo logro escabullirse por una ventana pequeña. No había rastro de él. Y no se sabe dónde ha ido a parar. De modo que si lo ven por la calle caminando de un modo peculiar o lo ven hablando con un pájaro u otro animal. Haga el favor de no devolverlo al laboratorio científico. Gracias.


$MK

10 comentarios:

Hilda Breer dijo...

DI_VI_NO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!Es cienciaficción? esquisofrenia?. broma premeditada?,borrachera divina?, o.......es la verdad!!!!
Sea lo que sea......te diré que es lo que en general mas me ha gustado Besos Hilda Breer

seo dijo...

una imaginacion rebelde la tuya,jejeje

saludos

isis de la noche dijo...

jaja...

¿Ya no se usan musas ahora????

jaja

(Supongo que todo va de acuerdo a los tiempos ¿no? ;)

Me gustó mucho el relato ;)

un abrazo

Estrella del mar dijo...

Genial imaginación!!

muy bien 10!!

Pedro dijo...

Jajaja, me ha encantado. Es obvio que tu imaginación no está de huelga, ¿o es que también la has chantajeado?
Felicidades por este gran relato.

Un abrazo.

Carmina dijo...

jajajaj lo que me he podido reir, y es que cuando la imaginacion se va de vacaciones o se pone en huelga nos deja en blanco y se forma una gorda....

$. M. K. dijo...

Muchas gracias por su acogida. Me animará a inventar nuevas historias ahora que mi imaginación come de mi mano... XD

Aldhanax Swan dijo...

Me encantó tu imaginación de huelga!!
Besitos!!

Marinel dijo...

Me ha parecido genial este relato, de corazón te lo digo.
Me hubiese apetecido imaginarlo a mí, pero se ve que mi imaginación camina por otros derroteros...
Fantástico.
Felicidades.
Besos.

Calvarian dijo...

Imaginativo y original. Felicidades. Te has recreado en la parte viscosa nasal jejeje
Saludix