ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 29 de enero de 2009

TÍTULO

Dejo mi maleta en el regazo del asiento, y sola, me adelanto entre el gentío que espera para embarcar rumbo a no sé donde.

Me despojo de historias y de vida, lanzando al aire mis zapatos antes de alcanzar la puerta de embarque, cuando alguien me indica que debo de quitarlos para pasar el control.

No quiero nada que me recuerde el ayer, aunque sean unos simples zapatos indefensos.

Y los atónitos ojos de los que me precedieron y de los que hacen una larga cola, siguiendo el reguero de las ilusiones en otros horizontes, expresan una muda pregunta y un gesto atónito y a buen seguro un pensamiento de duda sobre mi salud mental.

Sollozo para adentro, sin lágrima alguna, y vuelvo la mirada hacia la estancia medio vacía en donde yacen mis recuerdos.

Miro hacia atrás por última vez, y las historias bailan pegadas a las laderas de las sillas, y las tristezas cuelgan de las columnas redondas, diciéndome que aunque no les haya sacado billete, me van a acompañar de una u otra forma.

Llego a mi asiento número veintisiete. Y despojada de todo, con la respiración entrecortada me acelero para ser recibida por el hueco que me invita.

Tirito de frío o de calor, porque me atenaza un tremendo nerviosismo y observo la puerta para ver si los fantasmas que dejé en la antesala, me persiguen, como si fueran las balas de la muerte.

Alguien me dice, por favor ¿me deja pasar? y yo me levanto como una autómata, y cierro mucho los ojos para no ver a mis perseguidores.

El vuelo ya vuela, y con los ojos cerrados como los acordeones de un concierto, hago una plegaria pidiendo al cielo que deje mi condena.

Me vislumbro vacía en un Continente nuevo, con alma nueva, con sentimientos borrados y con la memoria invitada a dejar el hueco de mi cabeza, libre.

Me imagino comenzando a escribir mis sentimientos y mi vida, mientras la azafata me invita a tomar algo, y yo le hago un simple signo de negación.

No reparo en quién está al lado, pero algo llama mi atención; y giro la cabeza encontrando una sonrisa burlona y negra que me dice despacio:

-¿A dónde querías ir?

Y un nudo oscuro con todos los recuerdos se aposenta en mi pecho y se agarra con fuerza mientras susurra:

-¿Por qué deseas abandonarme, si he dedicado mi vida a la tuya?

Y una maraña azul, que escucho es, la tristeza, con tintes en violeta, suena:

-¿Crees que va a ser tan fácil dejarme atrás?

Y ya, despavorida atenazo mis sienes… y corro… y llego a la cabina indicando en voz alta al Comandante que cambie el rumbo de la nave.

Pero nadie hace caso y mis fantasmas se agarran a mi presente… y ya… pierdo el conocimiento.

Con un suspiro aliviado, desperté a mi presente feliz y esperanzado.

Celia Álvarez Fresno

7 comentarios:

Marinel dijo...

Celia, qué sofocón me has hecho pasar...
No es fácil soltar lastres ni en sueños...
Nada fácil volar dejando atrás tristezas y miserias,dolores, angustias e incluso fantasmas...
Te lo dijo el sueño,quizá para que al abrir los ojos a tu presente, lo sintieses feliz y estuvieses agradecida por ello...
Me ha gustado muchísimo.
Besos.

Pedro dijo...

¡Qué angustia! Es en los sueños donde el pasado se hace más presente, a veces para recordarnos todo lo que fuimos... o lo que pudimos ser y ya nunca seremos.
Sea lo que sea, puede pesar como una loza.
Magnífico tu sueño.
Un beso.

Autores Reunidos dijo...

Vaya... qué angustia.. es cierto que cuando decimos "sueños" no pensamos que también las pesadillas lo son...
Gracias por este cambio de rumbo, aunque no diste esquinazo a esos fantasmas.
Un beso.
Natacha.

isis de la noche dijo...

...Pues mientras no realicemos el viaje a nuestro interior... difícilmente podremos partir hacia una nueva vida.

Creo que tu mensaje es claro... y nos hace pensar..

un beso

Esther dijo...

nos has hecho sentir la angustia de la protagonista y el desespero por deshacerse de esos fantasmas...Muy buen relato.

besos

La Rizos dijo...

Afu, que agobio, que angustia, que mal lo he pasado...
El tema de los fantasmas del pasado me toca muy de cerca, y me has hecho vivir intensamente lo que escribes.
Me encanta.

Calvarian dijo...

Que difícil es dejar atrás el pasado. Ni siquiera en sueños...

Besix