ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


miércoles, 17 de diciembre de 2008

UNA SEÑAL EN EL CIELO

Un destello rosado iluminó parte del cielo.

Europa dormía y nadie se molestó en mirar…

Durante días, aquella extraña presencia mandó señales y destellos de luz cada noche y cada día… Mientras, el viejo continente caminaba nervioso, a trabajar, subir, bajar…preocupados por rendir, por ganar un nuevo peldaño…

¿Ni siquiera esos humanos pequeñitos miraban hacia el cielo nunca? Se preguntaba, allí, tras las nubes, aquella hermosa masa gaseosa y brillante que se escondía y husmeaba nuestro bello planeta.

Había llegado sin querer… paseaba por la inmensidad del Universo y de repente lo vio… una hermosa bolita azul… y se acercó a mirar, con cautela, sabía que otros mundos y el suyo, no podían mezclarse, pero nadie le dijo que no mirase…

Y vio valles hermosos, ríos caudalosos, que dibujaban como nervios la superficie de ese planeta azul… selvas, montañas grandiosas. Y todos sus habitantes… ¿Cuántas especies podría haber? Cientos… miles… millones de ellas…

Los erguidos a dos patas, sin duda son los humanos, de los que algo había leído en su memoria… También eran diversos, algunos bellos y generosos, otros malvados y horrendos… Una peculiar especie.

Vivían en familias, con sus crías durante casi toda su vida… Habían creado una curiosa sociedad, casi tocando la felicidad… pero según había leído, se les escapó de las manos… Sus ríos comenzaron a secarse, misteriosamente se dañaban a sí mismos, la ambición les traicionó y su ecosistema se desestabilizó…

De todas formas, a la presencia, le seguía pareciendo un hermoso lugar… y por eso se acercó y decidió regalarles algo a esos humanos que estaban perdiendo el norte. Ella tenía la solución a sus problemas…

¡Pero necesitaba que algún humano le escuchase! ¡Una sola mirada para conectar con su señal!

Había elegido aquel lugar llamado Europa por ser el lugar más habitado, por el ser más inteligente y próspero… Por las noches, millones de pequeñas estrellas iluminaban sus ciudades, que jamás dormían…

Tras varios días y varias noches intentando que algún humano alzase la vista al cielo… cayó en la cuenta de que se había equivocado y decidió que debía buscar otro lugar, donde el hombre si mirase al cielo, donde el hombre tuviese un momento, siquiera para recibir su regalo… Y eligió, esta vez, un pedazo de tierra más marrón, con pocas luces en la noche y habitado de forma menos numerosa que la zona anterior… Aquel lugar se llamaba África.

Observó antes de mandar sus bellos destellos. Esta vez no quería fallar.

Vio como sus habitantes carecían de todo lo que en Europa tenían, pero les vio sonreír. Vio como las madres no se separaban en todo el día de sus retoños. Éstos jugaban en grandes extensiones al aire libre y compartían comida y techo.

No encontró grandes construcciones, sino humildes cabañas o chamizos que apenas si les protegían del frío de la noche y del abrasador calor del día…

Parecían felices, pero sus cuerpos lucían casi desnudos… sus pies descalzos… Les vio recorrer kilómetros para buscar algo de agua y la comida era conseguida con grandes esfuerzos…

Sí, pensó. Este es el lugar…

Esa noche, lanzó un solo destello… En África central todo el mundo alzó su mirada al cielo. No había más luz que esa bella ráfaga rosada.

Como una lluvia, algo comenzó a caer del cielo. Una especie de gelatina que se pegaba a las caras de los niños y a las piernas, los brazos… y el bienestar comenzó a invadirles… comenzaron a recibir capacidades increíbles, datos de su subsuelo y los secretos de todas las artes conocidas en la tierra, los secretos de su propia esencia… Una sonrisa se dibujaba en sus caras…

Los hombres, paralizados frente a aquella sensación, comprendieron que tenían trabajo por hacer y comprendieron también que su tierra era rica, rica en grandes recursos…

Aquella lluvia se convirtió en barro en las personas que dirigían con maldad aquellos pueblos y les despojó de todos sus valores. Les borró la memoria y la ambición, haciendo de ellos personas amables y generosas, que pronto se pusieron al servicio de la comunidad…

Aquella lluvia borró los odios de los pueblos, acabando así con todas las guerras en marcha.

Acabó con el hambre, nutriendo, al instante, a cada ser que tocaba…

Ella disfrutó con esa visión, mientras se marchaba… a seguir con su paseo…

Al tiempo volvió y la pequeña bola azul era, si cabe, aún más hermosa que antes… África había recuperado su lugar en el planeta, su trozo de tierra era ahora fértil y bello… Europa tenía menos luces, pero sus habitantes, de vez en cuando, miraban al cielo.

Surgían, salpicando el paisaje acá y allá, pequeñas huertas, pequeños terrenos donde jugar, casas más pequeñas… Las grandes ciudades iban siendo abandonadas para recuperar la vida con la naturaleza… reconciliarse con el agua, la tierra, el viento…

Y ella estuvo satisfecha de haber regalado a estos seres tan primitivos algo que ella tenía en cantidades…

Unas gotas de Sentido Común…

Natacha.

21 comentarios:

Marinel dijo...

Natacha...qué maravilla de relato.
Cómo me gustaría que tomara forma.Que fuese cierto, que ocurriese que tu fantasía se hiciera real y por fin mirásemos todos al cielo en complicidad absoluta con esa señal que nos hizo entrar en razón...
Lástima que aún nos falten muchos golpes para darnos cuenta. O eso es lo que se deja ver...lamentablemente.
Me encantó.
Muchos besos con sentido común.

Reina dijo...

Ojala este sueño se hiciera realidad! Con lo que me fascina África, sus tierras y la dulzura y sufrimiento de sus habitantes, tan acogedores, tan amables, a pesar de sus dura existencia.

Un beso, Natacha

Sal Ober dijo...

Que regalo!
Muy bonito eso.
un saludo muy fuerte desde portugal

feliz navidad

Celia dijo...

Natacha... es un relato que si se hiciera realidad, haría que la tierra tuviera al menos, un poco de cielo. Ese que nos hace tanta falta.
Besos

Esther dijo...

jo que bonito Natacha ,gotas de sentido común es lo que haría falta a más de un humano por todo lo qeu hace.. Ojalá esa lluvia cayera algún dia..

besitos guapa

Jorge Fenix dijo...

Lástima que las armas con las que se matan unos a otros en Africa son vendidas desde Estados Unidos, Europa y Asia, y que las luchas etnicas fueron causadas por las malas divisiones de los mapas que impusieron las potencias europeas, o que la ya terminada prosperidad europea se apoyó en el saqueo de America. Es una linda historia, seria bueno poder votarla con alta puntuación,aunque personalmente, hubiera hecho caer la lluvia de snetido comun en otros sitios.
La cultura africana, la más antigua del mundo, la cuna de la humanidad de la que todos procedemos, no necesita nuestros consejos, tal vez nuestra ausencia.

zoraida999 dijo...

Natacha, me ha encantado.....que maravilla de personas que sin tener nada son capaces de regalar lo mas importante, su sonrisa.....
A ver si estas navidades me pongo la dia que me quedan muchos por leer....

Natacha dijo...

Marinel, Reina, Sal Ober, Celia, Esther, Jorge y Zoraida... Muchísimas gracias por leerme y por dejar vuestro comentario... siempre una tiene pudor de mostrar sus humildes letras y estoy feliz de que, al menos, os hayan gustado.
Gracias por vuestras amables palabras y aprovecho para desearos lo mejor en 2009. Juntos a ser posible.
Un beso, queridos, sois adorables.
Natacha.

isis de la noche dijo...

Yo creo que si todos, todos, todos, soñamos un día en las imágenes que nos has regalado, podremos invocar aquella mágica presencia y hacer que llueva en todo el planeta el sentido común..

Lo que más me gustó del relato fue como desaparecen los tiranos... eso sí que me llenó de emoción ;)

Natacha querida... No hay mejor regalo en estas fechas que motivarnos a soñar para que la esperanza pueda renacer..

Un beso querida... Y un grandísimo abrazo que destelle en todas las estrellas, ya que sé que tus lindos, inocentes e infantiles ojos, siempre miran al cielo ;)

Natacha dijo...

Isis, gracias cielo. No tengo palabras... es un bello comentario que me halaga y me invita a seguir...
Gracias mi niña. Eres encantadora y sí... seguiré mirando con asombro cada cosa... hasta que la vida se vaya...
Un beso, linda
Natacha.

Maria Rosa dijo...

¡Que hermoso!si ésto fuera realidad!!!
Un hermoso regalo, muchas gracias
María Rosa

Antiqva dijo...

Como se nota, querida amiga, que eres una persona bellisima...

Ojala estas cosas sucedan algun dia, ojala, porque de momento..., mejor ni pensar.

Esa Africa, que tanto cautiva a la gente que va alli, es la misma que de vez en cuando toman los machetes y...

Pero tu, al menos, deseas un poco de esperanza, que no es poco.

Un abrazo, Natacha

Natacha dijo...

María Rosa y Antiqva, gracias a ambos por vuestro cariño.
Ya sé que soy infantil... pero nunca pierdo la esperanza de que las cosas, algún día, mejorarán para aquellos que tanto necesitan.. y nosotros tirando literalmente el agua y los recursos...
Un beso y feliz 2009 también.
Natacha.

MarianGardi dijo...

Me encanto este relato, le gusta la ciencia ficcion, yo tengo un relato parecido pero tiene 27 folios, demasiado largo para traerlo aqui, es un cuento muy gracioso lleno de contrates. Me encanta la ciencia ficcion.
Un abrazo y felicidades Natacha

Pedro dijo...

Esto no es un simple relato, es un cuento maravilloso, una fantasía alocada y sublime que sólo podía salir de la pluma de nuestra amiga Natacha.
Gracias por este regalo, ahora comprendo porqué no puedes participar, te llevarías todos lo premios.
Un beso.

Natacha dijo...

Marian, pues ve escribiendo alguno, que seguro que caerá ese tema cualquier día, jeje.
Un beso y gracias cielo.
Natacha.

Natacha dijo...

Pedro, jajaja. Qué lindo eres cielo, jajaja.
Gracias por tus halagos.
Te mando un fuerte beso y todo mi cariño.
Natacha.

@Patrulich dijo...

Mi queridísima Natacha, tu relato es esperanzador y hermoso... si tan sólo pudiéramos reconciliarnos con el agua, la tierra, el viento… no sería una fantasía.

Es un bello deseo, al que sumo mi voz. Ojalá nos atrevamos a mirar más veces el firmamento con los ojos del corazón.

Te quiero mucho y te agradezco, cielo.

Natacha dijo...

Patri, yo miraré más y te buscaré por allí, que es donde viven los ángeles, como vos.
Un beso, preciosa hermana.
Natacha.

Oscar García dijo...

Precioso relato!!
Destila ternura y magia.
Besos

Autores Reunidos dijo...

Me embriaga de emoción leerte. Haces que mi sentido de admiración crezca más allá de lo conocido por mí, y traduzca cada palabra tuya en sueño mío...

Sin palabras sería la más cercana forma de describir lo que siento al leer tu relato, amiga mía.

Sin palabras porque lo escogido por ti, desde la forma hasta el fondo, lleva mucha verdad de la que yo pienso. Y desde la forma elegida, has dado en muchos clavos a la vez. Desde lo global hasta lo personal, porque en todo esto has mencionado lo esencial, y ahí está todo conjuntado, como el verdadero abarque de las cosas...

De principio a fin, maravilloso. Haces de la utopía un perfume verdadero.

Un beso.

Emig