ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


martes, 9 de diciembre de 2008

DOS PEQUEÑOS RELATOS

EN EL EQUINOCCIO

La Primavera es para muchos una simple estación del año. Para Saraí es el florecer de sus pequeños placeres. Este día está sentada en el borde de una pileta viendo cómo su cara de muñeca se desvanece en el agua mientras conversa con la luz del sol aprisionada en las suaves ondas que crea con su mano.

El planeta en su recorrido habitual ignora lo que está a punto de dejar entrar por la puerta cósmica que abrirá cuando se encuentre en la posición astronómica precisa. Pero Saraí no. Y espera secretamente la llegada de un nuevo perfume en el viento. Cierra los ojos y trata de escuchar el susurro de las hojas de los árboles o alguna de las sutiles señales con que todos los septiembres empieza su celebración. Sin embargo, parece que en este casi mediodía del hemisferio sur no se avecina ninguna señal. Saraí ha permanecido sentada en la pileta casi una hora y nada...

Está a punto de irse cuando siente en su espalda un ligero escalofrío que alguna de las leyes naturales convierte en un agujero negro que empieza a girar en el centro de su pecho. La espectacular fuerza de gravedad que este ha generado paraliza todo potencial movimiento de su cuerpo. Pero la atracción ejercida por el abrazo que ha colisionado contra su cintura obliga a su mirada a navegar por el embrujo del agua y fijarse en el papel que flota en su superficie:

¡Feliz Primavera! -dice, debajo de una sencilla flor dibujada con dos colores y sobre cuatro signos que solo ella podría entender...


ISHTAR

Existe una diosa que descendió a los infiernos para rescatar a su amante.

Poseía todo el conocimiento sobre la vida y la muerte y siete llaves para poder usarlo y abrir las siete puertas que debía cruzar hasta llegar a él. Pero al cruzar una puerta, el poderoso dios del inframundo iba quitándole una llave y con ella un talismán o prenda que la simbolizaba o la ocultaba.

Así que su poder iba disminuyendo conforme pasaba las siete puertas, hasta que llegó débil y desnuda hasta el lugar donde estaba su amante, por quien renunció al conocimiento sobre la vida y la muerte.

Cuando por fin pudo verlo se lanzó a sus brazos y una luz los envolvió hasta que desaparecieron en un intenso resplandor. El dios del inframundo hizo uso de todo el poder del que había despojado a la diosa y envió un poderoso rayo hacia los dos amantes, enviándolos al mundo exterior, totalmente alejados, condenándolos a nacer de nuevo como mortales, sin memoria.

Todas las noches, la mujer tiene el mismo sueño: camina por la oscuridad vestida con siete velos, tratando de llegar al lugar donde alguien la espera. El hombre también sueña lo mismo todas las noches: va al encuentro de algo que lo está llamando pero no sabe qué es.

Desde la profundidad del inframundo, todas las noches el poderoso dios es testigo de sus sueños. Cada noche, con cada paso con que se acercan, aumenta en el un extraño temor... ¿Y si llegaran a encontrarse? -piensa- ¿Sabrían cuál de los dos mundos es el que están soñando?

Isis de la noche.

12 comentarios:

Esther dijo...

Dos microrelatos encantadores de verdad el primero con la llegada de la primavera y el segundo me he quedado con las ganas de saber qué pasaria si se encontraran..besos

luisa dijo...

los dos relatos son una preciosidad me encantan

Marinel dijo...

Isis,preciosos relatos.
SOn breves,perodicen mucho en poco espacio...
La hermosa Primavera esperanzadora y hermosa que se refleja en el agua cristalina...
Mujer y hombre en otra concepción de cómo aparecieron,de cómo nacieron a un mundo dónde soñar es imaginar otros mundos que quizá no sean tan solo sueños...
Preciosos de verdad.
Besos.

Pedro dijo...

Quiero más, quiero más. Tus relatos son sensacionales, llenos de magia y mitología.
Por cierto, supongo que para el segundo, el de la diosa Isthar, te habrás inspirado en un relato mitológico que data de la época de los sumerios, en los inicios de la historia conocida, que cuenta la bajada al Abismo de la diosa Inanna (Isthar para los acadios) en busca de su amado. También es muy interesante, aunque la tuya es más mágica.
Un beso.

isis de la noche dijo...

Así es, Pedro querido ;)...

Un beso a todos..

@Patrulich dijo...

Preciosos tus relatos, querida Isis... me he dejado llevar de la mano de la fantasía, con gran regocijo.

Un beso!

Antiqva dijo...

Bellisimas historias, amiga Isis, tanto la de la primavera como la de la diose que bajo al Hades, con unas una tension acumulada que explota de manera tremendamente sugerente en los dos casos.

¡Felicidades, amiga!

El segundo cuento me hizo evocar la historia de Orfeo, que tambien bajó al Hades en busca de su amada Euridice...

Vamos, que esas proezas estan dispuestos a realizarlas tanto las mujeres como los hombres (Ja,ja,ja...) siempre que medie el adecuado grado de Amor.

Me reitero en la felicitacion.

Un abrazo, Isis

Autores Reunidos dijo...

Isis, qué preciosidad de relatos. Me he quedado con ganas de más, como todos nuestros amigos.
Me gustaron ambos, pero el segundo es hermoso... muy hermoso.
Gracias por estos minutos de fantasía que has colocado en nuestras cabezas.
Un beso cielo.
Natacha.

Inés Bohórquez dijo...

Vaya que fascinantes estos relatos. Completamente distintos pero igual de fantasticos.

Sarai esperando absorta la llegada de un cambio una señal que le avise el momento especial.

Luego Istahr en su mundo en su universo perfecto.

Te has inspirado en la mitología y te ha quedado espectacular. Quedé con ganas de leer mas felicidades.

Un abrazo y muchas bendiciones para todos.

Mar dijo...

Dos relatos preciosos, pero el segundo me ha cautivado, los sueños se llegan ha hacer tan reales y el amor tan fuerte que si los persigues los atrapas.

Felicidades!!!

Besitossssssssssss

Reina dijo...

Me gustan ambos micros, pero el segundo especialmente: soñar que sueñas, nosaber qué sueño sueñas..., lindo. Enhorabuena!!!

Besos

Autores Reunidos dijo...

Guauuuu, Isis!!

Preciosísimo... pero más allá de esto, simbólico...

Me recuerda un camino "imaginario" en el que tenemos que despojarnos de "todo" lo que "somos" hasta llegar a algún lugar, y una vez allí, "volver" a reencontrar lo que somos, solo que esta vez partiendo de la esencia.

De verdad que me has impresionado. Es para leer y leer... y pensar.

Un fuerte beso,

Emig