ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 8 de octubre de 2009

MÁGICAMENTE (primera parte)

Tras el cristal de un escaparate de un viejo y pequeño establecimiento situado en una callejuela de las afueras de una vieja ciudad, se encontraba Lucas con las manos apoyadas en él, intentando vislumbrar algo en el interior. No era la primera vez que bajaba a esa tienducha intentando conseguir lo que andaba buscando. Lo llevaba haciendo desde un par de semanas atrás, a la salida del colegio. La primera vez que pasó por el lugar, iba con su madre, cuando apreció un rótulo “Mágicamente” apagado ante sus ojos, miró rápidamente la tienda, pero su madre andaba con prisa y le arrastraba, alguna vez que otra había llegado a volar literalmente. La tienda estaba cerrada, se dijo. Así que volvía un día más, y otro, y al siguiente, y siempre regresaba decepcionado y con la cabeza gacha a su casa. Ese día no iba a ser diferente. Solo dió la vuelta, cuando el repliqueo de unas pequeñas campanillas sonaron al chocar la puerta con ellas.
- Hola hombrecillo ¿Qué te puedo ayudar en algo?- pronunció una anciana rechoncha y algo jorobada. El niño se dio la vuelta, y al verla tembló de pánico, quería correr, pero no pudo ni pestañear.
- ¿Qué te pasa? ¿Te encuentras mal?- preguntó la señora preocupada- ¿Te doy un vaso de agua? Venga entra dentro un momento
-Nnnnnnoooo…-dijo con voz temblorosa el niño- ¿Mmmee… vvvass… aaa… coommmmeer?- La anciana sonrió enseñando al completo la dentadura postiza de enormes y amarillentos dientes, lo que aterró más si cabe al niño
-¿Pero como te voy a comer?- sonrió- No entres si no quieres, pero supongo que mirabas a través del cristal por algo ¿no?
-¿Eres una bruja?- la vieja sonrió y negó- ¿Y porque tienes una verruga en la nariz?
-No es una verruga, es un lunar, lo que es un poco grande
-¡Ah!
-Y bien ¿Querías algo? ¿Vas a entrar o no?- El niño la miró aún algo asustadizo y negó- Bueno pues yo me vuelvo para dentro, aunque no lo parezca es una tienda- Lo miró varios segundos he hizo el gesto de volverse, el crío suspiro y lanzó al final lo que quería preguntar desde hacía tiempo
-¿Sabes hacer magia?- La anciana lo miró, alzó su vista al rótulo que colgaba encima suyo e hizo como si no supiera de que hablaba. Miró a ambos lados dándole secretismo al asunto
-Antes de que te hable de estos temas, me tiene que decir quien eres y cuantos años tienes. Tengo que asegurarme de que no corro peligro contándote esto.
-Me llamo Lucas Segura Muñoz, tengo 7 años, voy a segundo de primaria de la escuela Jaume March, tengo una hermana pequeña, mis padres, mi hermana y yo vivimos en la calle….
-Vale, vale- interrumpió la anciana- menudo entusiasmo- Lo miró de arriba abajo como si lo evaluara- ¿Y porque preguntas por la magia?
-Porque todo el mundo dice que no existe, mi padre, mi madre, mi amigo Juanjo Lupe…
-¿Y tu que crees?
-Que si existe, pero no consigo verla.
-¡Ah! Y quieres verla para contárselo a todos, y burlarte de ellos
-No, no, no, ¡que va!, solamente quiero verla para saber que existe realmente, no se lo voy a contar a nadie, ni siquiera se me va a escapar. Además si ellos no quieren creer en ella es que son tontos- sonrió.
-Vale de acuerdo- permaneció en silencio varios segundos- Te voy a contar un secreto, pero no puedes decirlo a nada, ¿Vale?- el chaval asintió- ¿Lo prometes?- El niño volvió a asentir excitado. La anciana volvió a mirar a ambos lados, se inclinó y le susurró al oído- Yo no sé hacer magia, pero la he visto.- El niño se desilusionó.- ¿Quieres que te enseñe a verla?- Se le iluminaron los ojos.
-Espérame un segundo, que voy a coger una silla, comprenderás que yo ya estoy muy mayor para estas cosas- el niño entró con ella y descubrió el mundo de artículos de magia que se encontraba tras la puerta, y que no conseguía ver a través del cristal. Cargó la silla, y la siguió.
La anciana plantó la silla en la acera y se sentó. Lucas la observaba extrañado
-¿Estas preparado?-
¿En la calle? ¿Alguien hace magia en la calle? Pensó Lucas. Asintió para si mismo y comenzó a mirar a todos lados
-Mira el cielo- Lucas obedeció- eso es magia- el niño la miró contrariado, engañado y dolido- Claro, claro, tu no puedes verla aún.
-¿Porqué? Si no he hecho nada malo
-Pero no crees en ella
-Si, si que creo
-No de corazón
-Ayúdame, te lo suplico ¿Qué tengo que hacer?


(continuará…)

Leinad23

6 comentarios:

Ruth dijo...

Fantástico Leinad, como todo lo tuyo, espero ansiosa la segunda parte, contigo siempre andamos esperando a lo siguiente jejeje.

Besos guapetón.

Pedro dijo...

Eso no vale, nos dejas en lo mejor. Espero que no tarde esa segunda parte... ¡Ya está tardando!

Autores Reunidos dijo...

Pendientes del desenlace, amigo. Nos dejas en ascuas...
Un beso, cielo
Natacha

$. M. K. dijo...

Estimado Daniel espero ansioso el desenlace mágico de este relato.

Aldhanax Swan dijo...

Quiero la segunda parte rápido, rápido, es precioso.
Un besito.

Leinad24 dijo...

Muchas gracias a todos ^^