ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 30 de octubre de 2008

UN VIAJE PELIGROSO

Daba un tranquilo paseo.

Es un barrio que Mario no frecuenta habitualmente, pero, debido a un trabajo temporal de apenas tres semanas, tendría la oportunidad de pasear por sus calles mientras hacía tiempo tras la comida.
Era un agradable día de otoño, los árboles acariciados suavemente por un leve viento, dejaban caer constantemente sus hojas adornando las aceras y la calzada con esos tonos que van desde el marrón al rojo intenso, los colores propios de esta estación.
Todo el mundo anda deprisa. A él le gusta observar a todos. Decide sentarse en una rancia y adorable cafetería de la Plaza de Sevilla, muy cerca del Teatro Español, en pleno centro de la capital...

Disfrutará de un café bien cargado, sin azúcar, como le gusta. Sobre la mesa un periódico abandonado, quizá, por el cliente que acaba de marcharse. La silla aún está caliente... El camarero sale y entra incesantemente con su mandil blanco y su bandeja sobre la mano.
Con actitud ciertamente servil atiende las escasas cinco mesitas que ocupan parte de la acera, invadiéndola y haciendo, a veces, tropezar a los transeúntes...

Un hombre con una terrible deformidad en la espalda se planta frente a él y extiende su mano mientras murmura algo ininteligible para Mario. Parte de sus babas se derraman sobre los zapatos y Mario le niega con la cabeza... El hombre insiste y Mario rebusca en el fondo de su bolsillo unos céntimos... Duda si dárselos, tal vez sea aún peor, el hombre parece deseoso de atención más que de dinero... qué penosa vida, piensa. Pone el dinero sobre la mesa, cerca del mendigo. No puede evitar pensar en cómo tendrá las manos ese pobre hombre...

Madrid tiene estas cosas... somos demasiados...

¡Por favor! dice levantando la mano cuando el camarero pasa a su lado.

Un muchacho con aspecto indio, grandes ojos negros enmarcados en profundas ojeras oscuras, piel morena y mirada penetrante.
El acento le delata ¿Qui le ponongo senior?
Mario pide su café cargado y suplica con la mirada que le libre del mendigo.
El camarero le espanta casi como a un perro... Parece que no tener que haberlo hecho él mismo quita dureza a la escena y despeja su conciencia... El deforme se marcha como un perrillo asustado con su eterno murmullo. Cruza la calle Príncipe casi sin mirar y casi sin ser consciente del frenazo que un taxista ha tenido que pegar para no llevárselo por delante... Mario se pregunta si no es eso lo que buscaba, marchar rápido y ligero de ese asfalto hostil, de esa vida de dolor y sufrimiento.
Mario es bueno y le mira piadoso mientras desaparece ya por la esquina, lo cual le permite olvidarlo para siempre.

"Siu cáfe" dijo el joven indio, poniendo suavemente el plato con la taza, la cucharilla y el azúcar sobre la mesita blanca. "Gracias".

Ojea el periódico y decide cogerlo y leer un rato, Mira el móvil y aún tiene tres cuartos de hora hasta su cita laboral... hoy comió muy deprisa. Mañana lo hará más lento, así no le sobrará tanto rato... Hoy hace sol, pero si amanece el día frío y lluvioso será muy incómodo esperar.

El transito humano distrae constantemente su atención sobre las noticias de todos los días.
De pronto, cruzando la plaza, le parece ver a Sandra, la esposa de un buen amigo. ¿Qué hará por aquí...? Pero...
Mario se dispone a levantarse para llamar su atención, cuando observa a un hombre, que no es César, que le coge cariñosamente por la cintura... La atrae hacia sí y le besa... ¡en los labios! oh, oh...
Mario se sienta al instante y ahora lo que desea es desaparecer tras el periódico. Lo sube cubriendo su cara, puesto que la mujer de su amigo, colmada de carantoñas se acerca a la cafetería.
Ambos se besan de nuevo en los labios, con ternura, no, ¡con pasión! Sus lenguas se entrelazan sin el menor decoro, mientras esperan el semáforo para poder cruzar.

Al pasar por delante de la mesa donde un hombre se esconde tras un periódico, ella ríe divertida y él, le roza levemente el culo con la mano.

Mario ha encogido en la silla, quiere desaparecer y reza para que no le vean... El camarero indio mira divertido la escena, que desde fuera, es tan evidente que solo falta un cartel de Estreno en la barriada...

Esa noche, mientras cena en casa con su mujer, ésta le dice que ha llamado Sandra... César vuelve mañana de su viaje a Londres y les invitan a cenar. Parece que el negocio le ha salido bien. Sandra estaba feliz con la vuelta de su esposo tras una semana fuera.




Ahora Mario es consciente de que los viajes, a veces, los hacen los que se quedan... Los que llenan las maletas y suben a un avión... sólo dejan el camino libre.


Natacha.

16 comentarios:

Marinel dijo...

Un viaje singular este,Natacha.
Un viaje que realiza una persona sin más medio de transporte que ella misma y su desliz...
Mario también viaja sin quererlo con la escena que presencia y la que viene después,pues ambas le hacen viajar por los recovecos de la imaginación y el pensamiento...
Me encanta el enfoque que has dado a este tema y lo haces como siempre,de forma magistral.
Enhorabuena,querida Natacha.
Besos.

@Patrulich dijo...

Natacha querida, describiste tan bien esos momentos que pude sentirme en la piel de Mario, viviéndolos y sufriéndolos al mismo tiempo.
Me gusta muchísimo tu narrativa, tan amena, tan directa. Me gusta muchísimo leerte.
Te mando un ramo de rosas perfumadas junto con todo mi cariño.

Jorge Fenix dijo...

Original vuelta la que toma el relato. ¿Quien sabe si el viaje del marido seria solo de negocios? Deja a uno pensando sobre cuantas vidas e historias puede tener una misma persona. Que bueno que tenga un final(o una continuación )feliz.

Ricardo Colomer dijo...

¿de verdad que no puedo votar?...¡cachis!

Fair Lady dijo...

Cuanta verdad Natacha, cuanta, sí, algunos viajes de negocio dejan marca por mucho tiempo!!

A menudo queremos vivir alguna experiencia fuerte, como un viaje soñado, comprarte lo que más deseas, etc., pero si lo piensas, vivimos cada día un viaje sorprendente; el viaje de nuestra propia vida. Hay algo más emocionante que ello?...

Me ha encantado tu historia, felicidades y un enorme beso.

Antiqva dijo...

Amiga, intrigante historia con una digamos "moraleja" final esplendida...

Y es que alrededor de un simple cafe se pueden vivir viajes alucinantes... Y nos lo has hecho vivir plenamente.

Un abrazo, amiga

sinkuenta dijo...

Natacha: me ha encantado! Has sabido meternos detrás del periódico, espantados de ser descubiertos... sí, para viajar no hace falta moverse mucho por fuera. Un abrazo y enhorabuena! Alicia

Reina dijo...

Me ha encantado querida Natacaha; es tan real! son las cosas que pasan, las que no buscas, las que están ahí y ni siquiera lo sabes.

¡Qué pena o poder votar por tí! Estoy esperando hasta el último relato para decidir.

Un besito. Me encantó. Aunque la cena debió ser tensa para Mario,ufff!!

Leznari dijo...

Bonito relato....un viaje acogedor para Sandra...pero y Cesar? podemos poner la mano en el fuego por él?
Besitos me ha gustado mi niña.
LEZ

Esther dijo...

Buena historia natacha,eso si el pobre fué testigo de algo que pesaría en su conciencia,pues si cesar es su amigo le sabrá mal verlo traicionado y saber si se lo dice o no...

besitos guapa

Dirty Clothes producciones dijo...

La familia Rufianes se siente más rastrera que cuando el Gobierno ocultó la crisis, pero se ve obligada a mendigar tu voto no por ganar el concurso, si no al menos para poder estar entre los tres finalistas y que el jurado valore su humor gráfico en vista a en un futuro poder salir en su periódico. Son así de vanidosos…
Si te gusta el blog y les votas, te darán las gracias. Si no, que ya sabemos que estas hasta lo cojon… de los spam, critícalos e insúltalos que eso les pone mucho. Y es que los trapos sucios se lavan en casa , o lo que es lo mismo, dirty clothes clean at home 

Autores Reunidos dijo...

Gracias a todos, amigos.
En realidad aunque no se trate de un viaje propiamente dicho... Ella viajó a otro mundo, nada menos con ese amante...
Bueno, un toque distinto y con vuestra lectura ya estoy satisfecha.
Besos y abrazos para todos. Sois encantadores, qué puedo decir...
Gracias
Natacha.

Noche dijo...

Caray..es la historia del que se queda...buen punto.

isis de la noche dijo...

Uy.. pues eso es lo que hacen los amantes ¿no? robar instantes a sus respectivas vidas para habitar un mundo en el que solo existen los dos.. Y el viaje a ese mundo es una huida de este..

Lástima que a veces queda una ventana o puerta abierta en esta realidad y ojos curiosos vean lo que no debe ser visto jeje..

Lindo Natacha.. Un gran abrazo

AHEO dijo...

Muy interesante tu texto Natacha, la verdad es que imagino la sensación que tiene Mario de haber presenciado la escena... y esos viajes...los furtivos, qué cosa tan tremenda! jajaja!
Me ha gustado.
Un abrazo
Haydeé.

Sendieva dijo...

Si es que ya lo digo yo!! no debería de sobrarnos tanto tiempo!! jajaja luego vemos lo que vemos, es tan complicado ese tema, pero como bien dices tu, a veces Nata a veces, la mayoría de ellas creo que es el o la que se va quién tiene esas historias, más que nada porque el que se queda lo tiene más difícil, normalmente hay hijos, familia, amigos, la casa, todo lo que te dice ¡cuidado con lo que haces que me entero!!! jajaja

Muy bonita la historia cielo muchos besos.