ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


sábado, 4 de octubre de 2008

EL BUCLE

Te levantaste, era tarde. Habías dormido mal, te dolía la cabeza. Fuiste a la cocina despacio, pensando en todo y en nada, pensando en ella... Voy a prepararme un té —te dijiste. Estabas solo. Medio dormido todavía, seguías dándole vueltas. Llevas tanto tiempo pensando en ella que ya ni siquiera sabes cuándo fue la última vez que la viste, que hablasteis.

Aún no había hervido el agua cuando sonó el teléfono. ¡Qué sonido tan desagradable! Seguro que no es ella... Nunca es ella... Pero, ¿y si esta vez sí…? No lo crees. Nunca te pidió nada, nunca te prometió nada, tiene su vida, su mundo, ama su libertad, siempre te lo dijo. Sin embargo sigue ahí, en el tuyo, en tu cabeza; se cruzó en tu camino de repente, sin buscarla, sin quererlo…

Quizá ella también está pensando lo mismo ahora, o dentro de un rato, o lo pensó ayer y ya no. No lo sabes... Vuelve a sonar, ¡qué insistencia!, ¿quién será?... Te da igual. Sólo quieres verla. Que vuelva mirarte como ella lo hace, sonriendo a medias, con esos ojos oscuros, profundos, que lo dicen todo, aún cuando calla, o tal vez porque calla, porque ella solo mira así “cuando se atreve”; eso dice… Que te roce la mano, como si no se diera cuenta, que te de dos besos cuando te saluda, a veces, tan cerca de tus labios..., suave, como si no quisiera.

Piensas, piensas que piensas y te imaginas pensando en algo diferente, es como un bucle; al final acabas volviendo al principio.

Alguien habla bajito, casi susurrando; ¡ah! la radio, ¿cuánto tiempo llevaba encendida?, no recuerdas haberla conectado. No recuerdas nada, en realidad no te importa, actúas como un autómata, sin darte cuenta; tu cabeza está “llena” de ella, mas no va a volver porque nunca estuvo..., o sí y nunca se fue...

—¡Ahora el móvil, no puede ser! —pero ¿por qué no me dejarán en paz? Ni puedo desayunar tranquilo, sin oír nada, sin pensar en nada. Bueno, solo es un mensaje. Luego lo leeré...

Lo miras, no puedes creerlo, ¡es ella!: “kiero vrte. T echo d mnos”.

—¡Joder!, ¿qué hago ahora? Además es domingo y llueve… Odias los domingos y la lluvia. —¿Le pasará algo?, ¡qué peligro tiene! Es inconsciente, divertida, y a la vez responsable y ¿formal?, inteligente.

¡Y tú muy tonto! Precisamente, te encanta por eso, porque te desconcierta, es imprevisible, se mueve como un péndulo y nunca sabes en qué momento va a cambiar de dirección. A veces parece tan “frívola”, como si todo le diera igual, como si lo único importante en su vida fuera salir por ahí, “a su aire”; sin embargo, no es así. Le importan muchas cosas, casi demasiadas.

¿No estabas deseando que te llamara?

Dudas. —¿Le contesto ahora?, ¿o mejor la llamo? —No, no, mejor contesto, no me apetece hablar, todavía me duele la cabeza. “Hla!, stas bien? Si kieres nos vemos. Bss”.

“Sbs q no pdo, trbjo, xro ncsitaba dcirtelo”.

Vuelves al principio, al bucle, imposible… Sin embargo, te sientes mejor porque sabes que te echa de menos, eso dice…

Piensas, piensas que piensas y te imaginas pensando en algo diferente, y al final acabas volviendo al principio, otra vez. Mentalmente puedes verte pensar, pensando que piensas, en todo, en nada, en cualquier otra cosa que no sea ella.

Ana

17 comentarios:

Autores Reunidos dijo...

Ana, ¡pobre hombre! vivir ese amor, solo sujeto por la posibilidad. Algunas personas llegan a conformarse con tan poco...
Un bello sentimiento pero que impide a este protagonista seguir con su vida. Esperar una simple llamada... y todas esas dudas...
Me ha gustado mucho, es circular, efectivamente, un bucle, sin salida, sin solución.
Precioso
Gracias, cielo.
Natacha.

Marinel dijo...

Una tensión constante que nubla los pensamientos espontáneos, que no lo dejan vivir y tampoco dejarse llevar.
Un rizar el rizo de forma continua entre el anhelo, el deseo, la duda y la certidumbre...
Una opción diferente de transmitir ese amor platónico que está y no está,pero se siente...
Un beso.

sinkuenta dijo...

En realidad, él está generando esta situación de indefinición imaginando desde su punto de vista la indiferencia de ella. Èl ha ido creando a un ser que juega con sus emociones, que le tironea, que se ha ido acaparando de su tiempo... sin darse cuenta de que lo que le pasa es fruto de su propia creación. A lo mejor se siente tan poco valioso que tener un amor platónico le evitará inconscientemente enfrentarse a sus miedos. Hacemos muchas cosas sin ser conscientes de por qué las hacemos. Te mando un saludo

Ana dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

La verdad es que vive en un bucle en el que él mismo se ha metido: no se trave, no se enfrenta a sus problemas,... Ella está ahí, le adora, pero él no sabe cómo hacerlo, le da miedo la realidad; hasta es posible que ni siquiera vea cómo le quiere ella. Si tuviera más arrojo, tal vez saliera del bucle.

Gracias, Natacha, Marinel y Sinkuenta. Un besazo.

Esther dijo...

Muy buen relato que refleja los sentimientos contradictorios que el amor produce ese miedo a qué pensará la otra persona el "me quiere no me quiere".. en este caso le echa de menos pero por lo visto no se pueden ver ¡qué pena!

besos

@Patrulich dijo...

Me gusta, tiene un fuerte componente psicológico que lo lleva a un ciclo infinito, sin resolución.
Un gusto leerte, Ana.
Te dejo un beso y deseo de feliz domingo.

AHEO dijo...

La espiral de lo indefinido...vaya que se viven sentimientos así cuando el corazón cae presa de la propia suposición... esto, creo que hace que anticipadamente le esté dando el toque de amor platónico... aún antes de pensar en la oportunidad del nacimiento de un sentimiento mutuo...¡ay qué con los miedos!...
Un abrazo. Haydeé :)

Autores Reunidos dijo...

Una tensión constante como dice Marinel... coincido plenamente con su expresión pues así me he sentido al leer esta historia que la veo como muy real y probable, dentro del ámbito y sentido del relato, como en la vida misma, cuando ésta se traduce a través de algunas personas con ese movimiento pendular, el cual amanece desde el "ni contigo ni sin ti" y así va la bola, cansina y extenuante.
Una nueva variante del amor platónico llena de acción y concreción. Dureza emocional porque nubla la decisión dejándola en la opción de la pregunta. Rompedora de cualquier continuidad y dependiente de sí misma... un bucle.

Genial Ana!

Un fuerte abrazo.

Emig

Ana dijo...

Emig, es un bucle real, sentido y real... Fue hace tiempo,,pero fue. Igual sigue siéndolo porque ,aunque no lo parezca, nadie ha acabado con él; es siempre volve, volver, todo el rato a lo mismo...

Besos

Jorge Fenix dijo...

La técnica de escribir en segunda persona es buena idea para representar bien el sufrimiento de esa situacion sin salida ni término.
El tema desde el punto de vista psicologico aparece en otra presentacion original.
¡Cuántas formas se han visto hasta ahora de contar una historia sobre este tema!

Ana dijo...

Gracias Jorge; yo escribo mucho en segunda persona, porque me sale solo, la verdad: pero es una forma que te permite ver el yo del otro como siestuvieras viendo una película o hablando con alguien:el/ella te cuenta sus sentimientos y tú respondes, les das forma.

Un beso

Fair Lady dijo...

Es muy doloroso vivir en ese dilema constante, cómo puede soportarlo, no sería más fácil salir de ese bucle simplemente afrontando la realidad, por mucho que su inseguridad o su temor a ser rechazado le frene? No se puede vivir con esa duda constante, es un martirio. Pobrecillo, ojalá encuentre ese valor para salir de ese auto-embrollo.

Un beso querida Ana, me ha gustado esta psicoanalítica del amor platónico.

Noche dijo...

Ese ruin juego en el que se cae, que triste..hasta en ciertas frases me vi identificada.

Muy buen Relato

Ana dijo...

Estoy de acuerdo contigo Fair Lady, pero hay personas que sólo son capaces de vivir en un bucle porque tienen miedo, "no se mijan"; yo, desde luego no podría: o sí o no; quien no jega no gana...

Un besito

Querida noche, no te idenfiques, sal de ese bucle. Ese hombre existe y sigue en ese bucle y no le veo capaz de salir...

No caigas en eso. Un besazo

Leznari dijo...

Creo que ese hombre es una persona cobarde y ..o no se dá cuenta o no lo ve...
Triste.
Saluditos.
LEZ

Ana dijo...

Sí, pero es su problema; no es feliz y no creo que pueda serlo hasta que no se de cuenta que hay que enfrentar los problemas: no se van por mucho que te escondas.

Un besito, Lez

Bowman dijo...

Él es cobarde como dice Lez, pero parece tener mucho que ofrecer y mucho amor que dar. Estoy de acuerdo contigo Ana en que tiene miedo y no se moja. Lo has dejado clarísimo y bien escrito en tu relato. No deja lugar a dudas.

Sólo no podrá salir nunca... pero si ella está realmente interesada, tiene toda la capacidad de sacarle del bucle. Sólo ella. Sin preguntas, sin concesiones, ¡al asalto!
Él se dejará atacar y entonces ella le descubrirá lo que guarda dentro. Él será el primer sorprendido. Y una vez asimilado, será otro.

En el fondo, la que rechaza su cobardía, o no está realmente interesada o es porque tampoco se "moja". A lo mejor no por cobardía y sí por desgana, o por desprecio de la cobardía de él. La que se "moja" obtendrá la recompensa para ella sóla. El resto... se lo pierden.

Pero entonces, claro, nos salimos del tema del amor platónico :)

Muy bien escrito.
Besos