ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 13 de agosto de 2009

101 DÁLMATAS Y UNA QUE NO LO ERA

Dedicado a mis sobrinos Pamela y Eduardo
año 1997.


Como en todos los cuentos empezamos con:

Había una vez, en un cine, de la Ciudad de Buenos Aires, donde se proyectaba una película de perritos, llamada “101 DALMATAS”.


Se veía desde la pantalla que muchos chicos reían felices, sentados en las butacas de la platea; pero los perritos se dieron cuenta de que no podían llegar hasta ellos. No podían salir de la pantalla.

Por la noche muy tarde…..cuando todo era silencio, lentamente se abrió la lata que guardaba la película, y de la cinta de celuloide comenzaron a escapar uno a uno los 101 Dálmatas….pasaron por las butacas en busca de los chicos, que habían visto por la tarde.
Pero ellos no estaban.

Se fueron por los pasillos…legaron a la puerta de salida.

Allí durmiendo solita, una perrita (que no era Dálmata) estaba en el umbral de la puerta.

Cuando los perritos salieron y vieron que ella dormía, la despertaron para que les diga donde estaban los chicos, que tanto reían esta tarde; la perrita le contestó:

-Yo no lo sé estoy solita, no conozco a nadie no tengo familia ni amigos.

Entonces los Dálmatas la invitaron a recorrer la ciudad en busca de los chicos.

Juntos corrían entre los coches, entre las personas que circulaban por ahí sin verlos.
Corrían…corrían sin parar, algunos doblaron por una esquina, otros por otra.
La perrita de la puerta los perdió, siguió…doblo siguió, siguió….y llego a un lugar donde había mucha agua, rodeando un pedazo de tierra con pasto.

Estaba muy cansada. Tomo agua y se quedo dormida.

A la mañana siguiente ella seguía durmiendo a la sombra de unos chinchorros (pequeños botes) que estaban guardados en unos estantes gigantes.

El lugar donde había llegado era el “Club Náutico Victoria” donde duermen los veleros a la espera de sus dueños.

La despertaron las vocecitas de dos chicos que llegaban al Club.
Eran Pamela y Eduardo.
La perrita abrió los ojos y los vio!!!!

Primero se asustó y trato de ocultarse, pero cuando miro los ojitos de los chicos, que la miraban con tanto amor, que al verla tan linda la llamaron Princesa. Ella, como si los conociera de siempre, salió de su escondite y comenzó a jugar con ellos.

Pasaron los tres, un día único estupendo.

Lamentablemente, llego la hora de irse a casa….ahí comenzaron los problemas.
Princesa comprendió en seguida que algo pasaba y sintió miedo de perder a esos amiguitos que había conocido y que la hacían tan feliz.

Los papas de Pamela y Eduardo les dijeron

–Chicos despídanse del perrito que ya nos vamos.

Y ahí comenzó la suplica.

Los chicos no querían dejarla.

.Por fa, pá !! Deja que la llevemos a casa, esta tan solita!!!!

-NO, dijo el papá, Los animales no pueden vivir en un departamento, se tiene que quedar aquí, va estar mejor.

Los chicos seguían insistiendo.

-Dale mamá háblale a papá que deje que llevemos a Princesa, dijo Pamela

-Si, mamá, suplico Eduardo, la vamos a cuidar nosotros!!!!

Al verla tan chiquita sola y desprotegida a los papas se les ocurrió una idea.

-La llevaremos para que la vea un veterinario y la desparasite (sacar los parásitos) darle las vacunas y el sábado la traemos nuevamente aquí y jugara con ustedes todos los fines de semana.
Y así paso la semana…el sábado, llovía, no la iban a dejar………y el otro fin de semana hacia frió……y la otra semana…….otro sábado, otra excusa y otra y otra……

Hoy Princesa vive feliz con Pamela y Eduardo en el departamento y en los paseos en veleros que realizan los fines de semana con la familia.

Duerme tranquila y segura en su camita, en la cocina del departamento………..sueña….y sueña
-¿Que será de lo 101 Dálmatas que conoció aquella noche?....abran tenido la misma suerte que yo?

¡¡¡¡El haber encontrado una familia que me quiere y ser feliz con ellos!!!!

Paso mucho tiempo, estamos en 2009, Princesa está viejita y sigue viviendo con ustedes.

FIN

María Rosa

7 comentarios:

Marinel dijo...

Qué conmovedora historia, tan linda que hasta el final de esa Princesa es emocionante.
Tus sobrinos, quedarían encantados,¿verdad?
Voy a leersela a mi hija, como todas las demás,que por cierto, le han encantado.
Besos,María Rosa.

Estrella del mar dijo...

QUÉ EMOTIVO CUENTO..CUANTOS NIÑOS HUBIERAN QUERIDO QUE SEA RELIDAD.....ACARICAR UN DÁLMATA...ESCAPADO DEL CELULOIDE!

UN FUERTE ABRAZO

Aldhanax Swan dijo...

Qué encantadora historia!! La verdad me gustó mucho!!! Recordar ese cuento con el que todos crecimos.
Es precioso.
Besitos

Juan Carrizo dijo...

Hermoso cuento 101 aplusos para ti y tu imaginación siempre lista

Autores Reunidos dijo...

Un clásico, con tu toque.... amiga.
Gracias por esta nueva versión, más cercana si cabe...
Un beso, gracias por las letras...
Natacha.

Elena dijo...

Hola Madrina, estoy en el cyber hasta que reparen mi PC. Leí la historia de Princesa, es hermosa y llena de ternura. Gracias por compartirla con todos nosotros.

Calvarian dijo...

Felicidades...precioso cuento basado en hechos reales...parece.
Bésix