ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


miércoles, 6 de mayo de 2009

UN DIA EN LA VIDA DE DARWIN



Darwin daba piruetas sumergido en el fondo de la piscina, todavía faltaban dos horas para que alguien alertara la tranquilidad del acuario, dos horas que a él le parecían interminables. Darwin no sabía de horas ni de relojes, pero sí percibía que aún le quedaba mucho tiempo de ociosa calma; tiempo que él emplearía en dar piruetas silenciosas para no perturbar a sus compañeros que dormían plácidamente flotando a su alrededor. Mientras se deslizaba de un lado al otro de la piscina, iba asomando la cabeza para ver si salía pronto el sol, pues poco después del amanecer aparecería Carolina, como cada mañana, con su traje de neopreno que le sentaba tan bien.

Todavía no se había abierto la verja y el finísimo oído de Darwin ya había escuchado el chasquido metálico de las llaves al abrir la cerradura.

- ¡Por fin! – se dijo lleno de entusiasmo.

Como siempre, él era el primero en darle los buenos días a su monitora, le encantaba aquel momento, en el que asomaba el hocico al borde de la piscina y se dejaba acariciar el lomo por ella. Carolina siempre le dedicaba un afectuoso saludo, de hecho era su delfín preferido, ningún otro saltaba como él, ninguno le obedecía a la primera. Pensaba que era el delfín más inteligente del mundo, pues todo lo que se proponía con él lo conseguía, y aquello la llenaba de satisfacción y orgullo a la vez; y esto Darwin lo percibía y por ello cada vez intentaba hacer los ejercicios mejor, necesitaba desesperadamente escuchar los elogios de Carolina todos y cada uno de sus días, así como que ella le enseñara aquellos peces tan ricos; siempre se quedaba embobado mirándola y esperando que le diera de comer en la boca, pero esto nunca sucedía y más de una vez algún compañero había saltado y le había arrebatado la recompensa, a lo que Carolina siempre respondía:

- Hay qué ver Darwin, tan listo para unas cosas y tan atontado para otras.

Las horas pasaban entre piruetas, saltos, silbatos y deslizamientos acuáticos. Los días siempre eran iguales pero para Darwin no eran motivo de rutina, sino todo lo contrario, cada día aprendía algo nuevo y disfrutaba contemplando a su amada Carolina, cada día le parecía muy diferente al resto.

Al llegar la tarde todos los delfines estaban listos para dar lo mejor de sí mismos en la gran función. Después de algunas acrobacias y coreografías en las que hacían girar los aros al ritmo de la música, venía la “actuación estrella”; Darwin era presentado con todos los honores, le fascinaba aquello, le hacía sentir importante, pero sobre todo le gustaba porque Carolina siempre sonreía y le aplaudía en aquel momento, mientras lo animaba diciendo:

- Llegó el momento chico, demuestra todo lo que sabes hacer.

Darwin no necesitaba más para sumergirse hasta el fondo de la piscina y salir disparado hacia el firmamento realizando un salto que casi rozaba los tres metros de altura. Luego transportaba a Carolina de punta a punta deleitando a la multitud de espectadores que allí se congregaban.

Pero como cada día, llegaba el atardecer, y con ello todo el bullicio y color que a Darwin tanto le gustaba, se iba difuminando, dejando paso a la tranquilidad que tan poca gracia le hacía. Miraba nostálgico como los niños iban abandonando el recinto junto a sus padres, y como Carolina iba recogiendo sus cosas para marcharse. Sin duda alguna, aquel era el momento más duro del día para aquel joven delfín, trece horas le separaban de volver a ver a su amada Carolina.

Darwin entonces volvía al fondo de la piscina emitiendo tristes quejidos, allí, en lo más hondo, solitario, dejaba pasar imágenes por su mente, imágenes de ella, de sus caricias, de sus sonrisas, de sus miradas, imágenes llenas de luz, de color, de alegría. Era entonces cuando como cada noche miraba a las estrellas y pedía su deseo personal, siempre el mismo, deseaba que Carolina se convirtiera algún día en delfín; y con estos pensamientos se dormía, soñando que ambos eran dos delfines que surcaban el inmenso mar...

Ruth Carlino

14 comentarios:

carmina dijo...

los animales tambien se enamoran de imposibles, perciben el cariño con que se les trata, un bellisimo texto... enhorabuena

Calvarian dijo...

Bonito amor imposible Darwin, Carolina. Se cumplirá el deseo del delfín????

Besix

Aldhanax Swan dijo...

Qué precioso! Ojalá Darwin pueda ver hecho realidad su sueño.
Cuántas veces nosotros sentimos lo mismo y pedimos deseos que son imposibles?

Pedro dijo...

Esto sí que es nuevo, el amor de un animal por su monitora; aplaudo tu ingenio y tu forma de plasmarlo. A partir de ahora veré de manera diferente a estos adorables animalillos.

Un abrazo.

Mª JOSE. dijo...

PRECIOSO ,LASTIMA QUE DARWIN FUESE UN DELFIN..¿QUIEN SABE SI OBRARA LA MAGIA?

Suri, l'apprendista dijo...

No hacen falta ojos, ni oidos, ni ningún otro sentido. Las líneas maestras de nuestras emociones se dibujan con la intuición y la desnudez del sentimiento. Es en la nada donde todo cobra su sentido, hasta el mas imperceptible de los detalles... hasta el mas insospechado de los destinos...

Todo tiene su por qué... hasta cuando no lo tiene...

Sugerente historia y excelente narración.

Un arazo, Ruth.

Marinel dijo...

Ruth,qué bonita historia de amor imposible...
Me ha encantado pensar desde la perspectiva del delfin,desde el centro del corazón de ese animal acuático y hermoso.
Pobre!
Y es que los animales también tienen corazón...
Precioso,de verdad.
Muchos besos.

$. M. K. dijo...

Es un relato muy bonito. No cabe duda de que Darwin no le haria daño a Carolina

Autores Reunidos dijo...

Qué bonito, un amor imposible... Creo que los animales pueden sentir cosas muy bellas, cercanas al amor...
Gracias por tu bonito texto, cielo.
Un beso,
Natacha.

Pilar dijo...

Preciosa historia Ruth, he sentido penita por ese delfín... son tan bonitos y simpáticos!!!
Me ha gustado mucho.
Un beso, guapa.
Pilar

MOMENTOS DE LA VIDA dijo...

Que bella historia de un amor imposible con lo bellos que son los delfines, me ha gustado mucho un gran beso!

AHEO dijo...

¿Sabes? me ha gustado que Darwin deseara que Carolina fuera un delfín y no él deseara ser un hombre... imagino que intuye que a veces los humanos nos complicamos mucho con estos asuntos je je!

Muy bonito.

Haydeé :)

@Patrulich dijo...

Qué bonito, Ruth!
Y tan bien escrito, con tanto sentimiento...
Me ha gustado mucho. Un beso!

Ruth dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios y por acompañarme y animarme en este suave discurrir llamado "literatura".

Por cierto AHEO, diste con la clave del relato, es la pincelada con la que quise envolverlo, porque solemos pensar que cualquiera que no es humano desearía serlo.

También quise extraer la idea de que el amor puede extraer todo lo mejor de nosotros mismos, ya que Darwin llegó a ser la "estrella" no por que quisiera serlo, sino porque quería impresionar a Carolina.

Saludos a todos, y nuevamente gracias.