ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 2 de abril de 2009

QUIZÁS TENGAMOS OTRA OPORTUNIDAD

No sé porqué, (quizás esté en mi código genético), soy de los que piensa que hay un gran amor para cada persona, en cada camino de la vida. Algunos pensaréis que soy bastante romántico, y otros en cambio que lo que soy es bastante pesimista. Pero lo cierto es que si os detenéis un instante a pensarlo, me daréis la razón. En ningún momento he dicho que solo vayáis a estar enamorados una vez, pues es ese estado se encuentra en todas partes, si no le tenéis miedo, y además estaría mintiendo.

El amor me agarró cuando menos lo esperaba, cuando estaba distraído, y casualmente cuando más lo necesitaba. Lo sentí al instante, sabía que era él por como empezó a transcurrir todo.

Lo recuerdo todo como si se tratara de una película, fotograma a fotograma que ahora visualizo una y otra vez y me hacen viajar justo hasta el instante que todo comenzó.

El día estaba triste, las negras nubes que avisaban de un tremendo chaparrón, ocultaban el cielo, y estas habían descendido tanto que casi las podía tocar con las puntas de mis dedos. Paso a paso, temiendo que me alcanzara la lluvia me introduje en una librería para comprar algún libro cuya historia me absorbiera a otra realidad y dejara en un segundo plano a esta, donde era la soledad la que predominaba. Lo que nunca llegué a imaginar fue que precisamente en aquel lugar comenzaría a escribir mi propia historia.

Tan solo entrar me dirigí hacía los estantes, y comencé a esperar a que algún libro se decidiese a elegirme, y se prestase a cargar un trocito de mi alma entre sus páginas. Cuando me decidí (o se decidió él) por uno fui a cogerlo, pero entonces reparé en su presencia, estaba a escasos metros de distancia, alcé la vista… y el tiempo se paró, mucho más que un segundo, mucho más que un instante, solo estábamos ella y yo, y alrededor…nada. Pude observarla bien, sus ojos tímidos y juguetones me mostraban el mar y además su alma, la dulzura de su rostro, sus labios esponjosos y húmedos que efectuaban una media sonrisa, pero aquel instante se desvaneció en el mismo incontable e imperceptible espacio de tiempo en el que apareció, y el tiempo volvió a ser tiempo cuando su larga cabellera dorada danzó acompañando a una ligera brisa fresca que se había introducido en el local quien sabe por donde. Os juro que lo viví, y al descubrir que mi corazón latía a un ritmo intrépido, y que el estómago me cosquilleaba, supe que había sucedido de verdad, que allí estaba, que era ella.

Un impulso irreflexivo, como un latido, hizo que me acercara a ella y le pronunciara unas palabras antes de que estas circulasen por mi cabeza.

-¿Te gustaría salir conmigo?- pronuncié sin saber como lo había echo, sin sudar, sin tartamudear, sin enrojecerme, todo eso comenzó varios segundos después.

-Me encantaría-

A medida que pasaba el tiempo nos conocíamos más y más, y crecía en nuestro interior una intensidad de sentimientos que traspasaba la barrera de lo insospechado.

Conseguimos fusionarnos en uno y ser capaces de utilizar el tiempo a nuestro antojo y ningunear a la distancia. Nos teníamos el uno al otro, y eso nos bastaba, nos confiamos, lo creímos, y no nos dimos cuenta de lo mucho que estábamos equivocados hasta que fue demasiado tarde.

Ahora, al igual que pienso que hay un gran amor en la vida, ese con el que la pasarás, (por eso solo debe haber uno) si sabes verlo y aprovechar la ocasión, si sabes mantenerlo, si no dejas que te atrape el miedo, y te dejas llevar, sin que te de vértigo, por eso sentimientos, también pienso que ese amor no puede ser mostrado, debe ser un secreto oculto entre los dos amantes, porque si se muestra, crea una energía positiva a su alrededor, pero en su entorno crece cada vez más un circulo oscuro y viciado de energía negativa creando a nuestro paso demasiadas barreras. Quizás todo eso fueran excusas o tabiques imaginarios capaces de soportar un poco de todo el vacío y el dolor que sentía por la marcha de un amor. Claro que tengo esperanzas por recuperarlo, es más, nunca dejaré de tenerlas, a pesar de que la distancia se vengue de nosotros haciéndose cada vez más larga, y el tiempo corra más deprisa. Supongo que será cuestión de equilibrio. Es esta vida, la misma que me la dio y me la arrebató, la que decidió haciéndolo que me quedara anclado en el pasado, a un tiempo en el que el gran amor de mi vida me enseñó a amar con toda la intensidad. Quizás la vida, el tiempo, y la distancia, se unieron con todas sus fuerzas para destruir lo que sentíamos, y demostrarnos que este no era nuestro tiempo. No, no lo era, si no, ellos no podrían haberlo echo. Tal vez sea un preludio, tal vez nos den otra oportunidad, en otro tiempo, en otra vida, y podamos traspasar todos esos muros, incluso el enorme muro que separa la vida de la muerte, como siempre hemos hecho, amándonos.

Leinad23

15 comentarios:

Autores Reunidos dijo...

Bueno.... largo lo fías... esperar a otra vida para reencontrar tu amor... que sin embargo, está ya en ésta... ¿y recuperar ese amor ahora mismo? Tal vez habría que intentarlo...
Triste y esperanzado.
Muy bonito texto y un amor muy hermoso.
Gracias, cielo.
Natacha.

Calvarian dijo...

Yo creo que el verdadero amor sólo pasa una vez. Estoy de acuerdo.
Abrazox

Radamanth dijo...

bonito relato, pero olvida la distancia y ese tiempo que mas que correr vuela, y reconquista ese amor, derriba los muros, a no ser que ese muro sea el unico que uno es incapaz de derribar la muerte...

$. M. K. dijo...

"Hay quien ha venido al mundo para enamorarse de una sola mujer y, consecuentemente, no es probable que tropiece con ella."
José Ortega y Gasset

Estimada Leinad23,

Te dejo esta cita de este eminente escritor que comparto y te invito a que leas Luz Azul
Buen trabajo!
Un saludo!

Pedro dijo...

Hay una forma de reconocer un amor de verdad: éste lo será si es eterno. Porque el Amor auténtico no conoce las fronteras del tiempo y el espacio.
Aunque sólo el tiempo y la distancia sean los únicos que puedan mostrarnos esta realidad.

Un saludo.

Marinel dijo...

Hermoso relato.
Y sin embargo denota cierta resignación ante lo inevitable, que puede no serlo...
O quizá sí, de ahí la historia resoluta o esperanzada en un más allá...
Creo que hay que agotar los recursos antes de dar por zanjado un amor sublime...si se puede,claro...
De cualquier forma, me gustó mucho esta historia.
Besos.

isis de la noche dijo...

Ay Leinad.. Hoy sí que me has hecho suspirar... Me has dejado, casi casi, sin la provisión de aire que correspondía a este día..

¡Por Dios!!!... Si tan solo leyendo esta historia sentí el tiempo detenerse, el cosquilleo en el estómago, la intrepidez, el destino implacable, el dolor, la esperanza.... Vaya...

(Paréntesis: "No era el momento"... Ja... este cuento quedaría perfecto como continuación del cuento que escribí para este tema..)

Creo que compartimos el mismo código genético jeje...

Hermoso relato, mi querido habitante... Por lo visto, también has habitado en ese mágico y paradójico mundo al que nos confina el amor, cuando sale a nuestro encuentro...

Ah! y por si fuera poco, esa idea de que los libros lo escogen a uno, me encanta! siempre he creído que es así ;)

Creo que saldré a tomar aire, amigo ;) Pues entre las líneas de tu cuento se han quedado todos mis suspiros ;)

besos!!!

isis de la noche dijo...

jaja.. permíteme una nota jocosa: haz escrito el cuento con tanta sensibilidad, que en un comentario creen que eres mujer!! jeje..

(te lo digo solo por bromear, pues no pienso que la sensibilidad sea una prerrogativa femenina ;)

abrazos....

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

Que romántico,bello, bello, muy bello relato, saves que escribes muy bien y que te admiro, el amores un bello sentimiento que cuando te atrapa, ya no saves que camino vas a seguir, te embruja y ya no saves ni como te llamas!no hay que darle vueltas ni buscar un porqué, solo disfrutarlo!!
Un gran beso!

Germanico dijo...

Muy bonito texto. Creo que el amor llega inesperadamente porque el nos elige, no a la inversa. Y creo que tambien se aprende a descubrirlo. Y es imperecedero, pues va mas alla de este mundo donde todo es finito. Creo que por su eternidad se acerca a la divinidad, -como sea que la llamemos.
Saludos

Insthar Malar dijo...

Ante ese amor tan magico, fuerte y unico, hay que mover cielo y tierra, nadar por el aire y volar por el mar, hacer lo que sea por tenerla en tus brazos.
Enhorabuena, me ha gustado ,jeje.
Un saludito

Mª JOSE. dijo...

Estoy de acuerdo contigo.Sólo existe un único amor.y la oportunidad es única.
Besos.
Mº josé.

Esther dijo...

que pena que ese amor intenso se separara por la distancia que todo confabulara en contra de él..Ojalá como bien dices ese amor volviera en otro momento, otro lugar, otra vida..

besos

AHEO dijo...

Buen relato, al final un gesto como bien dicen en otros comentarios, de resignación. Aunque al mismo tiempo se deja ver una semillita de esperanza, en ese "quizá" del título.

Saludos.
Haydeé :)

Anónimo dijo...

Nice dispatch and this post helped me alot in my college assignement. Thanks you on your information.