ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


domingo, 11 de abril de 2010

IRONÍA DE EXISTIR

“Al abrir los ojos, podía ver perfectamente las algodonosas nubes que se movían perezosas…
Podía notar como el sol calentaba mi rostro.

¿Dónde estaba?

Un silencio atronador me rodeaba… y entonces, me dí cuenta de que no podía recordar…
En mi mano apretaba con fuerza, casi con desesperación, un botón amarillo, que desde luego, no pertenecía a nada que llevase puesto”.

¿Un nuevo estado de consciencia? ¿Una nueva sensación? Una miriada de pequeñas nuevas sensaciones se agolpaban en mi interior y era imposible medirlas, traducirlas. No sé si me sentía feliz en ese taciturno instante… Quizás la mejor palabra que me describía era nuevo. Eso es, me sentía nuevo; pero algo había pasado, algo había vivido que mi mente no llegaba a vislumbrar desde el recuerdo.

Sentí que respiraba más tranquilo; decidí levantarme y cambiar mi rostro de extrañeza por uno más inquisitivo; decidí caminar hasta encontrar algo que me sonara conocido, o bien encontrar una cara amiga; un buen café en algún lugar abierto y lleno de gente. Pero sabía que mi mano derecha llevaba la respuesta firmemente apretada…

Decidí acercarme al borde de la terraza en la que me encontraba, y unas mariposas intentaron distraerme, parecían estar igual que yo, desorientadas, polvorientas, pero vivas. Por un instante supe la verdad a través del aleteo que impregnaba una de ellas en mi tímpano, y solo pude sonreír. Todas eran del mismo color amarillo de aquel botón escondido en la palma de mi mano. Fue entonces que retomé los pasos hacia el exterior de aquella terraza en aquel viejo edificio, mientras las tres mariposas me siguieron sin remedio alguno, aterrorizadas por lo que descubriría, y al asomar mi cabeza observé la tierra levantada del camino que no me permitía ver absolutamente nada. El botón amarillo comenzó a vibrar dentro de mi mano y las mariposas parecían esperarlo con ansiedad, al abrir mi puño duramente cerrado, salió volando una hermosa mariposa más, de un color amarillo tan intenso que las demás se opacaban.

Tuve miedo, intenté moverme y no podía, mi voz se inmutó y sentí ganas de llorar, pero no me quedaban lágrimas, de repente me hallaba desnudo y era un hombre. Los insectos me observaban y tomaban la decisión, yo sucumbí a la hora de mi muerte, comprendiendo que ya no existía en la dimensión a la que pertenecía, y aunque pude recordar quién era, así como la explosión que me quitó la vida, pero era tarde, mi cuerpo ya no me cubría, viajé a la velocidad de la luz y entré en el cuerpo de una bella mujer, una mujer que lloraba de emoción al enterarse de su primer embarazo.

Yo también lloré porque esa mujer había sido mi hermana, a quien nunca pude perdonar en vida después de tantos años. Sabía que pronto lo iba a olvidar, debía empezar junto a ella, ahora como mi madre… para perdonarla, para amarla y aprender la lección de escuálida vida.

Lady Jerez

5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno

pègueleaclaudiob.queesgratisylomerece dijo...

Ains.. qué no sea un embarazo de un Claudito.. pobre madre!!!!
Aunque yerba mala nunca muere, ta que lo parió!!!!!


mirá que le estoy dando movimiento a esta mierda de blogs, no te quejes, no hay mal que por bien no venga :)

isis de la noche dijo...

La totalidad de la existencia supera vidas y muertes...

Qué agradable ha sido recordarlo ;)

un abrazo

Calvarian dijo...

Cuanta fantasía, esas mariposillas jejeje
Sauldos

Lady Jerez dijo...

Gracias, la vida es mucho mas larga de lo que creemos!