ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


jueves, 27 de noviembre de 2008

CARTAS CONVICTAS


Esta es la leyenda de dos amantes, aunque predestinados, incumplieron una promesa y cometieron pecado. Jamás pudieron vivir su amor libremente, estaban encadenados a su libertad, muertos en vida. El amor que se profesaban les llevó a la locura y posterior muerte.



Era una cortesana de pelo largo castaño oscuro y ojos negros profundos, su belleza era conocida en todo el condado pero más conocida era su tristeza que arrastraba desde tiempo atrás. Un buen día se decantó por un caballero al que sólo conocía de oídas en las celebraciones de la corte noble. Sus hazañas, su caballerosidad y su sensibilidad estaban en boca de todo el mundo y ella quedó fascinada de las historias acerca de aquel supuesto caballero apuesto y misterioso, aunque más que fascinación, sintió curiosidad y se aventuró a escribirle. El intercambio de cartas era cada vez más frecuente, sus escritos iban tomando contenido alentador, palabras complacientes, música y poema para su audición, revelaciones y compromisos íntimos y profundos que ella anhelaba muchísimo.

Pasaba el tiempo y aquellas palabras tomaban ternura, los escritos sensualidad y aquel amor desconocido se convirtió real. Una noche lluviosa ella le citó en un lugar seguro y observaba a través de la ventana de su oculta morada la llegada de su amado, le veía acercarse hacia su portón galopando sobre su caballo andaluz. Ella se escondió detrás de las cortinas de la antesala de sus aposentos para oír la llegada de su amado, quería observar previamente su físico, aunque ese detalle poco le importaba, ya le quería antes de conocerle. El amante golpeo suavemente la puerta y la doncella le abrió. Le hizo pasar hacia los aposentos de la cortesana y por vez primera se vieron la cara. El caballero que tanta valentía derrochaba en sus cartas quedó inmóvil sujetando la cortina, no sabía qué hacer ante tanta belleza y ella tomó la decisión. Le cogió de la mano, le introdujo en sus aposentos y le besó tiernamente. Un temblor se apoderó de su cuerpo vigoroso a la vez que su corazón latía frenéticamente, no quería soltarla, deseaba con ansiedad ese momento y ella, después de todas aquellas cartas, estaba convencida de que sus palabras no sólo eran letras escritas con una tinta mediocre, eran sentimientos trasladados a poesía y plasmados con amor febril sobre un papel fino y suave, tan delicado como ella.

Le llevó lentamente sin separar sus labios y sus cuerpos hacia el lecho. Se recostaron y él comenzó a desabrochar lentamente los lazos de su camisón negro sedoso, lo retiró espalda abajo y comenzó un juego de caricias y besos suaves. Ella sentía un escalofrío recorrer su delicada piel, le gustaba, disfrutaba de la ternura y sensibilidad con que la acariciaba su amado, cada vez sentía más deseo de descubrir la pasión de sus escritos de una forma más intensa, más profunda. Aquellas palabras alentadoras que nacieron a través de unas cartas inocentes fueron forjando un amor verdadero, pero también un amor maldito, ese amor a ojos del más allá estaba manchado; no eran libres y el destino jamás les dejó reunirse de nuevo.

Cuenta la leyenda que sus espíritus vagan por la eternidad escribiendo cartas convictas destinadas a sus iguales.

©Fair Lady

21 comentarios:

Fair Lady dijo...

¿Dónde está mi imagen de los amantes y la rosa negra...?????? Ya estamos con los duendecillos....

Natacha, te importaría ponerla, es como si le faltara algo al relato... gracias.

Un besito

Pedro dijo...

No te preocupes, Fair Lady, sin imagen ni nada el relato es sencillamente genial. A mí se me han interpuesto mil imágenes en la cabeza mientras lo leía.
Felicidades.
Un beso.

Autores Reunidos dijo...

Fair Lady:

Te pido MIL disculpas por la inoportuna omisión de esas dos imágenes...

Resulta que suelo abrir el documento Word y, al ver la imagen inicial, y ponerme la ventana de word en otro monitor (el que gasto para las paletas) no me fijé que habían dos más...

Un gran fallo que he intentado tras la comida, venir y solucionar raudo y veloz.

Siempre se aprende de algo... y yo he aprendido que no hay que ver lo que uno cree, sino lo que hay realmente, y para ello más que pensar hay que observar... Y yo ayer no estaba muy fino en ello.

Un fuerte abrazo!

El relato lo comentaré en otro momento. Ahora salgo pitandoooo al trabajo.

Emig

Fair Lady dijo...

Gracias Pedro, realmente una imagen es sólo un acompañamiento al texto ya que nuestra imaginación no tiene límites al leer (ni al escribir), pueden pasar miles de imágenes en un solo pensamiento.

... aún así, como busqué tiempo la imagen perfecta me pareció que faltaba algo... Bueno, Emig ha sido tan amable en sacrificar su poquito tiempo y añadirlas ahora.

Un abrazo Pedro y gracias.

Fair Lady dijo...

Emig, no pidas disculpas, un fallo lo tiene cualquiera y más si esa persona está liada hasta las trancas, te entiendo perfectamente, por ello te doy mil gracias por haber sacrificado tu valioso y escaso tiempo libre y añadirlas. Muy agracecida, de verdad.

Un fuerte abrazo

Sal Ober dijo...

un conto muy expresivo. muy precisoso. me ha gustado mucho
saludos

http:\\coresemtonsdecinza.blogspot.com

Marinel dijo...

Precioso,Fair.
Pero me hubiese gustado un poco más...
Se me ha hecho corto, amiga mía.
De todas formas me encanta el ambiente que lo rodea,la delicadeza de ese amor pecaminoso...no sé por qué,pero hermoso al fin...
Nos dejas el resto a la imaginación...
Besos.

Oscar García dijo...

Muy bonito y entretenido. Aún sin imágenes, estoy seguro de que sería igual de bueno.
Un Saludo

Antiqva dijo...

¡Ah que tiempos aquellos en que los amantes que ejercian de "meritorios" se escribian bellos poemas... ¡Que cosas!

Y luego, cuando al fin se "atacan", resulta que se condenan por toda la eternidad...

Amiga, vaya idea nos has plasmado... Bella en la forma, pero con unos interiores que casi asustan...

Ja,ja,ja...

A mi eso de los "amores malditos" siempre me ha hecho un poco de gracia. Si es Amor no puede ser maldito.

Felicidades, amiga, por tu relato en el que explota la pasion

@Patrulich dijo...

Preciosa amiga, es un bello pero triste relato.
Coincido con las palabras de Antiqva, así que mucho no puedo agregar.
Es hermoso saber del intercambio de poemas, bueno vos sabés que a mí "me pueden", jaja!
Un beso grande, queridísima Fair Lady!

La Rizos dijo...

La correspondecia postal, ya casi desaparecida, me parece algo muy romántico y me da pena que ya nadie lo valore... Qué hermosa (y triste) historia, Fair Lady. Lo cierto es que las leyendas están cargadas de amantes desdichados... es como si el resto del mundo sintiese envidia de los que se aman :P Un besote!

Esther dijo...

hola! yo he tenido la suerte de verlo con las imágenes ya puestas lo que me ha hecho que me envuelva más aún la magia del relato..Una historia preciosa,pena que esos amantes no se puedan ver más..

Por cierto Natacha o Emig en esta ocasión no me ha llegado el correo como qeu se publicaba el relato pero yo igualmente me he pasado porque me extrañaba que no se publicara nada..

besitos

Reina dijo...

Fair Lady, es mi historia, pero jamás hubiera sido capaz de escribirla así.

Besos

Autores Reunidos dijo...

Querida Fair, una triste historia de amor, que hoy día sin caballeros ni doncellas, se pasea entre nosotros... delante de nuestras narices ocurre cada día.
Preciosa y triste historia. Espero que puedan encontrarse de nuevo esos dos amantes, algún día. Si así lo desean.
Gracias por este sueño romántico.
Natacha.

Fair Lady dijo...

Me habéis dejado todos un buen sabor de boca con vuestros comentarios, me llena tanto que esta leyenda os haya llegado tan profundamente y además debo dar las gracias porque no habéis querido preguntar demasiado sobre si es real o ficción. Sin ir más lejos, cuando publiqué este post en mi blog, tuve la digamos agradable visita, porque realmente se portó muy bien, de un anónimo que quería saber mis más profundos deseos y sueños, jajaja

Las Leyendas siempre dejan una pregunta abierta:-) Hay ciertos obstáculos emocionales que a menudo impiden una ansiada libertad, no sólo vivir un amor prohibido, también huir uno mismo y vivir su propia vida no siempre depende de nuestro propio juicio. Realmente esta leyenda podría equipararse a la vida cotidiana, a veces esa libertad añorada, concepto en el que pueden entrar infinitas posibilidades, no depende sólo de los protagonistas, hay muchos factores que impiden tirarlo todo por la borda. Cuando estamos inseguros, preferimos soñar, aunque a veces los sueños se hacen realidad, en este caso, como dice Reina, podríamos compararla a su propia historia y así seguramente a las de otros muchos.

Lo que sí es cierto es que con las nuevas tecnologías se ha perdido por completo la correspondencia postal. No impacta lo mismo ver un poema a través de un sms o e-mail, que escrito con propio puño y letra:-)

Gracias a todos y un beso enorme

isis de la noche dijo...

¿Por el único pecado de haber amado?

Qué triste es el destino de los amantes que equivocan el tiempo, el lugar, o la vida de su encuentro...

Que el amor nos condene pues... si algo vale cualquier condena.. es el amor..

un gran abrazo ;)

Elsis dijo...

Tesorito, me ha gustado mucho tu relato!
Seguamente esas almas van a juntarse para no separarse jamás!

Besitos. cielo!

Leznari dijo...

FAIR; no sabia yo que tu derramabas letras tan bonitas, para mi gusto..ha faltado más jooooooooooo sus almas siguen vagando...Bonito la historia de esta pareja ella tan bella...
Besitos.
LEZ

Fair Lady dijo...

Isis, amarse nunca fue pecado para los propios amantes / pecadores:-)

Elsis, seguramente se encontrarán algún día:-)

Lez, mi intención era escribir un leyenda maldita para Halloween, si hubiese tenido final feliz no la podía haber publicado en mi post entonces, jajaja

Un besito a las tres

AHEO dijo...

No quisisera estar en un lugar parecido, me refiero a la maldición jeje porque eso de los intercambios poéticos si me agrada ja! Bonito texto.
Haydeé :)

Autores Reunidos dijo...

Ahora corresponde mi comentario a tu relato. Aunque los leo lógicamente, pero no es lo mismo para mí, el destinar tiempo a la lectura, y en momentos elegidos, saber que además de leer algo me siento resuelto de hablarlo.

Magnífico Fair Lady. La progresión que das al mismo, aunque evidente y deseada por quien lee, hace más dulce lo dulce... y el final, sube el nivel de la fantasía hasta extremos, para mí, que a veces me pregunto si reales para algunas almas...

Un beso.

Emig