ESTAMOS PUBLICANDO AHORA LOS RELATOS DE: GÉNERO: "LIBRE"; TEMA: "EMPECEMOS JUNTOS".

ÓRDEN DE PUBLICACIÓN EN EL LATERAL DEL BLOG. DISFRUTAD DE LA LECTURA, AMIGOS.


viernes, 22 de agosto de 2008

AMORES

A SENDIEVA, que seguro que reconoce algunos de los lugares que se citan en el texto.

Antiqva, cuando era niño, tuvo un amor platónico, lo que ocurre es que entonces la gente del barrio no sabía quién era Platón y los amigos, cuando veían que Antiqva entraba en éxtasis, se limitaban a decir: “Vaya, ha visto de nuevo a Lucía y otra vez se ha quedado embobado.” Esa expresión infantil, tan certera, y otras de tipo similar, terminaron creando en la confusa mente de Antiqva la idea de que el “amor platónico” debía ser cosa de “bobos”, ya que él, de hecho, cuando se cruzaba marginalmente con aquella niña de cabello rubio y ojos azules, era así como se sentía.


En aquellos tiempos, Antiqva estudiaba en el colegio estatal “Miguel de Cervantes”, en la planta de los niños, en tanto que Lucía lo hacía en un cercano colegio de monjas (las “Hermanas de los Pobres”), lo que hizo que jamás pudiera coincidir con ella en alguna actividad de tipo escolar. Aquello dificultaba de manera notable las posibilidades de encuentro físico. Jugaba, además, en contra de Antiqva el hecho de que los padres de aquella bella criatura la criaban y educaban con extremo celo, de modo que nunca se la veía en la calle, salvo los domingos, en que a la hora del paseo salía con sus padres y hermanos. Aquella familia vivía en una casa bastante grande, de hecho contaba con un patio inmenso en su interior, de modo que era en ese espacio en el que, cuando dejaban abierto el portón de acceso, Antiqva podía ver, desde la calle, “perdida la razón”, como la niña jugaba con alguna de sus amigas.


En alguna ocasión, el niño, invadido por una insufrible tensión, aprovechando que sus amigos, descuidados, entre risas, se habían alejado del lugar, había intentado penetrar en aquel “sagrado” espacio pero lo cierto es que sus intentos de aproximación siempre resultaron vanos. En aquel lugar, apacible en apariencia, habitaba un monstruo de feroz aspecto, el perro “Barbas”, que en cuanto Antiqva atravesaba el portón, al encuentro de su “amada”, salía de algún insospechado rincón y en un contexto de ladridos estrepitosos le ponía en fuga sin miramiento alguno. “No corras, no corras, que es peor… Además, no ves que no muerde…”, exclamaban las niñas, mientras con sus alborotadas risas se unían a los ladridos de la fiera contribuyendo a romper el silencio de la tarde.


De modo que Antiqva, a su pesar, nunca pudo acercarse a menos de quince metros de aquella encantadora criatura que tanta turbación le producía. Comprenderéis, amigos, que con estas explicaciones, uno, de momento, no sea capaz de brindar el tan deseado “final feliz” a esta tan entrañable como ya casi olvidada historia.


No obstante, como cualquier situación es siempre susceptible de empeorar, pasados algunos años, la cosa, incluso, se complicó. Era entonces Antiqva uno de esos jovencitos “asimétricos” que no parecían gozar de demasiado “sex appeal” entre sus amigas, algo que posteriormente, muchos años después, habría de ser acreditado gracias a unos rigurosos estudios que expertos británicos de la Universidad de Brunel habrían de publicar en la prestigiosa “Proceedings of National Academy of Science”.


Ese acontecimiento que agravaría de manera irreversible esas “ansias amatorias” de Antiqva hacia aquella vecinita tan bella como insondable tuvo lugar en una de las sesiones de baile que se celebraban en el barrio con motivo de la verbena popular que todos los años se montaba en el mes de julio en el cercano Paseo de Farnesio. Aquella tarde, nuestro jovencito había acudido a la verbena, acompañado de un grupo de amigos, algunos todavía residuales de aquellos tiempos en que él se había mostrado con frecuencia “embobado” al contemplar los encantos de su idealizada ninfa, y resultó que allí estaba Lucía, en medio de otro grupo de amigas, y nuestro joven lo tuvo claro: “Esta es la ocasión –pensó- no puedo dejar pasar esta oportunidad, la tengo que sacar a bailar como sea, ahora que no está por aquí ese maldito perro.”


Y Antiqva, sin dudarlo, se acercó al grupo de jovencitas con la decisión tomada de conseguir aquella tarde, como fuese, bailar con la niña, que por cierto “lucía” angelical con el adorno de sus bellísimos rizos dorados. Llegó nuestro joven al grupo y en el momento en que, nervioso, estaba saludando cortésmente a las muchachas pasó algo inesperado que habría de destrozar, sin miramientos, los planes que se había trazado:


“¡Antiqva…! –escuchó decir a otra jovencita de aspecto igualmente angelical, que le regalaba una sonrisa bellísima- ¡qué alegría verte por aquí…! ¡Vamos a bailar un poco…!”


Aquel otro ángel se llamaba María.

ANTIQVA


24 comentarios:

Autores Reunidos dijo...

Querido Antiqva, ha sido delicioso, como siempre, pasear de tu mano por esas calles, junto a esa criatura.
Enhorabuena por ser el primero, por escribir como lo haces y por contribuir sin condiciones con nosotros.
Amigo, eres especial y por eso te quiero.
Natacha.

sinkuenta dijo...

Hola Antiqva: yo también estoy en la lista de autores de este blog y me está resultando muy difícil preparar un texto. Me ha gustado mucho el tuyo, tan dulce y sencillo, lleno de sensibilidad. Estas poniendo el listón bien alto! Un saludo: sinkuenta

Bowman dijo...

Enhorabuena Antiqva. Has roto el fuego como un valiente. Sin referencias previas, sin posibilidad de comparaciones. A pelo.

Un relato personal, honesto y directo, que entra sin esfuerzo, como un cuchillo caliente en la mantequilla.

Sendieva dijo...

Antiqva, te estaba viendo pasear por esas calles, plazas y colegios jajaja, me encantó es como si yo fuese la hermanita de Lucía jajaja, bueno preciosa historia y más maravilloso despertar, María era más angelical todavía, nada que ver!!! jajaja

En serio me encantó leerte, creo que aunque no lo hubieses firmado sabría que eras tu...

Muchos besos amigo y cuida mucho de ese ángel...

Jorge Fenix dijo...

Buena historia, con una original y adecuada manera de contarla. Que bueno que gracias a este proyecto podamos leerla. Esperare el momento de seguir leyendo otras historias similares.

@Patrulich dijo...

Una historia llena de ternura que me hizo recordar episodios de mi propia niñez.
Me ha gustado leerte, Antiqva y te agradezco que te hayas animado a ser el primero en romper el hielo.

Un abrazo!

María dijo...

Resulta que ya se me ha hecho muy tarde e iba a visitaros otro día pero no me podido aguantar jajaja, y aquí estoy, leyendo el relato de Antiqva, a quién la doy la enhorabuena, por este maravilloso relato tan tierno que ha escrito, de todas formas, volveré otro día, otra vez, a leerlo más tranquilamente para saborearlo mejor.

Este telón abierto ha empezado con muy buen pié.

Un aplauso y una rosa, Antiqva.

La Rizos dijo...

Qué lindo comienzo... ha sido como empezar por el postre ;) Un Besote.

Emig dijo...

Antiqva... me gusta como escribes, cómo defines los detalles sin darles más importancia que la necesaria para poder acercarse hasta el punto que requiere la visión y comprensión de lo que relatas.
Simple y no tan simple. Porque relatas lo que es el camino que uno siente desde sí y a la vez, lo que la vida nos "enseña" como muestra de pequeñas murallas chinas que impiden ese particular proceso. Ser expectante es bonito, pero cuando a la vez, no se quiere ser sólo eso, es contraste continuo...
Precioso, certero, maravilloso.
Sinceramente...
Emig

mosqueteras dijo...

muy bonito antiqva, uff yo estoy escribiendo uno y ahora no sé, el mío no lo veo tan bien.

un beso
mosqueteras

Esther dijo...

Hola! Muy buen primer relato de salida antiqva escribes muy bien, me ha encantado. Yo también estoy entre los autores y te felicito por el relato. Saludos

Autores Reunidos dijo...

Mosqueteras. No creo que la cuestión de gustos nos deba frenar en la vida y en las cosas, al contrario, cuando no hay prejuicios en nada, la vida deja de parecer un concurso y ser lo que es. Para mi es un lienzo en blanco y, cuando entras a una exposición de cuadros, ninguno está por pintar y todos llevan "algo".
"La experiencia no es lo que te ocurre; es lo que haces con lo que te ocurre" A. Huxley.

Besos!!!
Emig

Sabela dijo...

¡Buen comienzo!, felicidades a Antiqva y autores reunidos.
Abrazos.

Conchi dijo...

Antiqva, me ha encantado tu relato. Me parecía que me lo estabas contando y que todo era verdad. ¡Me lo he creído!.
Feliciades a ti y a todos los Autores Reunidos y a la que tuvo la idea de este blog!
Un abrazo.
Conchi

Cristina dijo...

Sin duda un momento que se quedo en tu "Memoria poética" y que ahora nos compartes espléndidamente!
felicidades por esta nueva incursión, un aplauso a los organizadores.
Un abrazo Amigo!

Marinel dijo...

¡Jo,qué chulada de historia!.Lo pones dificil de verdad para los que vienen detrás.Siempre es un placer leer cualquier cosa que escribes con esa dulzura característica en tí.
¡Qué contento de haber tropezado con la angelical María!¿eh?
Besos y enhorabuena.

NaNy dijo...

Hola me gusta mucho esta forma de fomentar la escritura y la lectura. saludos

Antiqva dijo...

Amig@s: no puedo dejar de expresar mi agradecimiento por vuestro interes por el cuento y por vuestras palabras. Ya le comente a Natacha: me he puesto como un pavo, de ancho, ante todo esto.

Un abrazo a tod@s

Bowman dijo...

El listado está quedando demasiado alto. He leído los dos relatos publicados hasta ahora y casi casi me arrepiento de haber enviado el mío, ja, ja.

Noche Hermosa dijo...

Preciso relato, justo del tipo que mas me gusta...no tengo siquiera palabras..

je je...como dice Natacha no es una competencia, pero vale que se nos pone comprometido el asunto cuando vemos el nivel de relatos que se han presentado hasta el momento!..

Pero pienso que lo importante es la forma, el sentimiento y la expresión de cada uno de los autores a partir de los generos literarios que se proponen en el blog, eso nos permite compartir diversidad de opiniones y pensamientos.

Felicidades Antiqva por tan hermoso texto..y a los creadores de este espacio por tan maravillosa iniciativa.

Pronto les entrego mi escrito :)

Sendieva dijo...

Así, así Antiqva de anchote siempre como un pavo bien relleno jajajaja, que bueno, ha sido precioso, y para mi ya sabes que un pelín más especial, y para María ¡ni que digamos!!!

Muchos besos.

Fair Lady dijo...

Hola Antiqva, encantada de conocerte. ¡¡Qué relato tan dulce!! Quizás deberías agradecer al temible Barbas el haber conocido a tu bella María, perro ladrador poco mordedor, posiblemente aquel perro tenía una intuición.

Un abrazo

AHEO dijo...

Hola Antiqva! Un gusto leerte. Pues tu relato me ha gustado mucho, esas sensaciones que se viven cuando estás frente a quien te roba suspiros no se olvidan... me has hecho recordar algunas propias. Precioso tu texto.
Haydeé

Leznari dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, la pena es que me has dejado con la miel en los labios, pensando que pasó con Lucia al cabo de los años.
En el paso del tiempo la pudiste volver a ver o entablar una conversación con ella?
Saluditos.
LEZ